Alexander Pearce

Alexander Pearce nació en el año 1790 en el condado de Fermanagh, uno de los seis condados que integran Irlanda del Norte. Era un trabajador agrícola en una granja que en el año 1819 fue condenado a destierro penal por el robo de 6 pares de zapatos y fue enviado a la Tierra de Van Diemen, actualmente Tasmania.

Alexander Pearce (dibujo hecho en 1824 por Thomas Bock)

Una vez allí cometió numerosos delitos, por los que llegó a ser declarado prófugo y se llegó a ofrecer una recompensa de 10 libras esterlinas por su captura. Una vez detenido fue condenado a un segundo destierro, esta vez al penal de Macquarie Harbour, ubicado en la isla de Sarah (Tasmania).
Alexander organizó una fuga exitosa en la que fue acompañado por otros siete internos: Alexander Dalton, Thomas Bodenham, William Kennerly, Matthew Travers, Edward Brown, Robert Greenhill y John Mather. Edward Brown y William Kennerly optaron por entregarse poco después y acabaron falleciendo en el presidio por desnutrición.
Alexander fue capturado meses más tarde en las cercanías de Hobart. Al ser apresado relató que para sobrevivir habían matado cada cierto tiempo a uno de los miembros de la fuga y se lo habían comido. Al final habían quedado él y Robert Greenhill, quienes tuvieron que estar varios días sin dormir para evitar ser asesinados por el otro. Finalmente, Alexander aprovechó un momento en que Robert se quedó dormido para matarlo con un hacha. Después de haberse comido el cadáver, Alexander llegó a los asentamientos cercanos a Hobart, la capital de Tasmania, donde fue protegido por un pastor inglés que también había sido desterrado por robo. A pesar de vivir en su casa durante unas semanas, finalmente fue reconocido y apresado.
Al relatar su historia las autoridades no le creyeron dado que Alexander medía tan sólo 1’60 metros de estatura, mientras que sus compañeros de fuga eran notoriamente más voluminosos. Oficialmente se dictó orden de búsqueda y captura contra los cinco fugados restantes ya que se creía que estaban vivos y que actuaban como salteadores de caminos; Alexander fue devuelto a Macquarie Harbour.
Antes de cumplirse un año de su recaptura Alexander logró fugarse por segunda vez, en esta ocasión acompañado de un joven llamado Thomas Cox. Diez días más tarde las autoridades volvieron a capturar a Alexander, y fue acusado del asesinato de Thomas y de haber practicado canibalismo con sus restos. En los bolsillos de Alexander, efectivamente, se encontraron restos humanos, al igual que unos embutidos de cerdo y numerosas piezas de fruta. Las autoridades entendieron que no había necesitado recurrir al canibalismo para sobrevivir, por lo que fue enjuiciado como asesino y caníbal.
Alexander Pearce fue encontrado culpable y condenado a morir en la horca, sentencia que se llevó a cabo la mañana del día 19 de Julio de 1824 en la cárcel de Hobart Town.
Poco antes de ser colgado Alexander dijo:

La carne humana es una delicia. Tiene un sabor mucho mejor que el pescado o la carne de cerdo

2 comentarios el “Alexander Pearce

  1. http://lahuella-delcrimen.blogspot.com/ dice:

    Como siempre en tu blog, descubrimos nuevas historias y asesinos fascinantes. Nosotras esta semana hablamos de Enriqueta Martí, la Vampira de Barcelona. No se si en tus 160 casos la has tratado, pero cualquier comentario o sugerencia, será bienvenido.

    http://lahuella-delcrimen.blogspot.com/

    Muchas gracias y saludos!

    Te seguimos leyendo!

  2. alex dice:

    cada historia es mejor que la anterior felicitaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s