El asesino de Yosemite

Cary A. Stayner nació el 13 de Agosto de 1961 en Merced, una pequeña localidad de California (Estados Unidos). En el año 1973 su hermano Steven fue secuestrado por un pederasta llamado Kenneth Parnell, quien lo mantuvo consigo durante 7 años, hasta que éste logró escapar y reunirse con su familia.

Cary Stayner

Cary dijo que se sintió totalmente desplazado por sus padres ya que éstos al parecer le descuidaban y sólo pensaban en su hermano. En el año 1980, con la llegada de Steven todo fue a peor para Cary; la atención mediática sobre sus padres y su hermano le sobrepasaba.
No pudiendo aguantar la presión, Cary se fue a vivir con un tío suyo, quien presuntamente abusaba sexualmente de él. El tío de Cary fue asesinado en el año 1990 en un ajuste de cuentas, y Cary entró en una depresión que le llevó a intentar suicidarse cortándose las venas en el año 1991. Superada esta depresión, Cary no encontraba trabajo, por lo que recurrió a la venta al menudeo de estupefacientes, principalmente marihuana y metanfetamina. En el año 1997 fue arrestado por posesión y tráfico de drogas, aunque finalmente sólo lo enjuiciaron por posesión y todo se saldó con una multa. Después de este suceso, Cary fue contratado como personal de mantenimiento en el motel Cedar Lodge, un establecimiento situado en El Portal, en la entrada del Parque Nacional de Yosemite.
Entre Febrero y Julio del año 1999 asesinó a cuatro mujeres en aquella zona, por lo que fue llamado por la prensa “el asesino de Yosemite”.
Los primeros restos hallados fueron los de Carole Sund y Silvina Pelosso, una joven argentina que se encontraba de intercambio. Sus cuerpos se encontraron en el maletero de un coche carbonizado. Se trataba del coche que había alquilado Carole Sund. Los cadáveres estaban carbonizados hasta tal punto que fue necesaria su identificación por medio de registros dentales. Poco después del hallazgo la policía recibió un mapa toscamente trazado a mano que indicaba la ubicación de un tercer cadáver, el de la hija de Carole, Juli Sund. En la carta también habían escrito:

“Con esta nos divertimos mucho”

El cuerpo apareció en el lugar que había sido descrito y presentaba un amplio corte en la garganta, la causa de su muerte.Como las tres víctimas residían hasta su muerte en el motel Cedar Lodge, las investigaciones se centraron primero entre el personal del establecimiento. Cary fue interrogado también, aunque su carencia de antecedentes penales en principio lo descartaba en detrimento de otro compañero que sí los tenía. También le ayudó bastante el hecho de ser capaz de mantener la calma durante los interrogatorios.
Poco tiempo después apareció un cuarto cadáver, el de Joie Ruth Armstrong, una joven naturalista del parque Yosemite de 26 años. Cuando se empezó a investigar este nuevo caso dos testigos dijeron que habían visto un coche azul delante de la cabaña en la que Joie se alojaba e incluso recordaban parte de su matrícula. Al investigar el vehículo descubrieron que concordaba con el coche de Cary, quien misteriosamente había desaparecido dos días antes de su trabajo, justo en la fecha que calculaban que se había producido el asesinato. Se emitió entonces una orden de busca y captura, orden que fue llevada a cabo por investigadores del FBI y que permitió detener a Cary en un complejo nudista en el que había empezado a trabajar aquel mismo día.
Una vez en comisaría Cary confesó la autoría de los cuatro asesinatos, así como haber sido él quien había enviado el mapa del lugar donde había dejado el cadáver de Juli Sund. Una vez que comenzó el juicio, sus abogados hicieron hincapié en su historial de trastornos mentales -que al parecer “había sido descubierto” poco antes- y al trauma de los abusos sexuales a los que fue sometido en su infancia por su tío. Intentaban con esto lograr un veredicto de no culpabilidad debido a locura transitoria, aunque el juez desestimó esto y el juicio prosiguió y en el año 2001 el jurado lo encontró culpable de cuatro asesinatos. En el año 2002 fue condenado a muerte.
Actualmente tiene derecho a presentar una última apelación y se encuentra en el corredor de la muerte de la Penitenciaría de San Quintín, en California.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s