El periodista asesino

Vlado Taneski nació en el año 1952 en Skopie, ciudad que entonces pertenecía a la antigua Yugoslavia y que desde 1991 es la capital de la República de Macedonia. Hijo de una joven soltera, tuvo una infancia difícil dado que su madre era una persona sumamente posesiva e irascible,

Vlado Taneski

lo que se traducía en castigos y golpes constantes para el pequeño Vlado. A pesar de la pobreza en la que vivían (su madre era limpiadora), Vlado logró compaginar los estudios con un trabajo que le permitía pagárselos y logró titularse en periodismo con una nota bastante alta. A pesar de que su madre por aquel entonces ya había fallecido, él seguía soñando a menudo con las vejaciones a las que ésta lo sometía. Ejerció la profesión de periodista como freelance (periodista que vende sus noticias a diversos medios) durante 20 años, especializándose en sucesos y sobre todo en asesinatos.
Con la caída del régimen yugoslavo se abre un mundo nuevo para los periodistas; ya pueden consultar fuentes ajenas al Gobierno, pueden circular libremente por el país. Pero, en contrapartida, Vlado sufrió una enorme competencia. Los periódicos ahora sólo se interesaban por noticias referentes a los abusos de los antiguos gobernantes y a la corrupción que iba en alza.
En Noviembre del año 2005 apareció el cadáver de Mitra Simjanoska apuñalado en un vertedero de Skopie. Mitra era una señora de 64 años que había trabajado con la madre de Vlado limpiando un centro comercial de la capital macedonia. Vlado se interesó mucho por este caso ya que en principio le resultaba muy cercano por el hecho de que la víctima había estado en su casa en alguna ocasión. Pronto comenzó a seguir las investigaciones policiales y a vender muchas noticias donde las iba relatando, que destacaban por la buena descripción que iba haciendo de los hechos.
En Febrero de 2007 apareció el cadáver apuñalado de otra señora que había trabajado con la madre de Vlado, Ljubica Licoska, una mujer que contaba con 56 años en el momento de su muerte. Nuevamente escribió sobre el asunto, revelando datos a los que ningún otro periodista tenía acceso y que la policía achacó a alguna filtración por parte de uno de sus miembros. El caso levantó expectación y Vlado empezó a ganar dinero a expuertas con las exclusivas que vendía.
Una nueva mujer apareció muerta de la misma forma en Mayo de 2008; se trataba de Zivana Temelkoska, una limpiadora de 65 años que también había trabajado con la madre de Vlado. Éste comenzó nuevamente a describir el escenario y el crimen con gran claridad, lo que alertó a uno de los agentes implicados en la investigación. Le resultó sumamente curioso que el periodista hubiese descrito a la perfección el interior de la casa cuando ésta estaba cerrada a cal y canto por la policía y estaban seguros que ninguna persona ajena al aparato policial o judicial había llegado a entrar desde el descubrimiento del cadáver, hecho por el hijo de la víctima que además era policía. Pasando el tiempo llegó a decir que la mujer había sido asfixiada con un cable telefónico, algo que nadie más que la policía sabía, así como ennumerar las joyas que la mujer llevaba puestas. Ante esto, un juez ordenó su detención y su interrogatorio con lo que Vlado fue arrestado el día 22 de Junio de 2008. Una vez en dependencias policiales comenzó a achacar estos asesinatos al recuerdo persistente de su madre, que había muerto antes de que él pudiese llegar a vengarse de la infancia traumática que ella le hizo pasar. Durante su confesión, los detectives encargados notaron como se le ponía un gesto un tanto extraño en el rostro, como si fuese un enajenado. Mientras intercambiaban impresiones Vlado empezó a despotricar en contra de su fallecida madre haciendo caso omiso a los policías que intentaban calmarle. Decidieron devolverlo a la celda de la comisaría para que se calmase y seguir el interrogatorio una vez que se tranquilizase.
Sin embargo, aquella noche los delirios de Vlado comenzaron a incrementarse, insultando a su madre a voz en grito. Finalmente, en torno a las 5:00 horas enmudeció.
A la mañana siguiente fueron a buscarle para seguir el interrogatorio, aunque lo que encontraron fue el cadáver de Vlado.
La madrugada del 23 de Junio de 2008 Vlado Taneski se había suicidado llenando con agua un cubo que le habían dejado allí para hacer sus necesidades y había introducido la cabeza dentro hasta causarse la muerte por ahogamiento.

2 comentarios el “El periodista asesino

  1. alexa dice:

    el tipo estaba re mal me hubiera gustado saber que tanto le hacia la madre para que el quedara tan marcado y con tanta ira hacia ella

  2. Nataly dice:

    Que pena, yo también quisiera saber el antes y después de las historias que cuentan aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s