Fritz Honka

Fritz Honka nació en Leipzig el 31 de Julio de 1935 y creció en una casa de acogida en esa localidad. Su padre estuvo en un campo de concentración y su madre tenía que sacar adelante a nueve hijos sola, por lo que lo dejó al cuidado de una institución. Comenzó a trabajar en 1950 como peón en la construcción, pero tuvo que dejar ese trabajo debido a sus alergias.

Frtitz Honka

Emigró a Alemania Occidental en 1951, donde comenzó a trabajar en granjas con relativo éxito. Intentando llegar más alto, se trasladó en el año 1956 a la localidad de Hamburgo y allí consiguió trabajo en unos astilleros. Como era un hombre tímido y bastante bajo (apenas 1’60 de estatura) y era bastante tímido, solía ser objeto de burla por las mujeres con las que intentaba establecer alguna clase de relación, lo que desembocó en un alcoholismo bastante grave. Un par de años más tarde lograría tener novia y casarse, aunque su mujer no toleraba su afición a beber y acabó dejándolo antes de su primer aniversario. Después de eso, Fritz se hundió todavía más y ya no dejaba de beber ni para ir a trabajar. Esto causó su despido, aunque logró encontrar trabajo como vigilante nocturno en una refinería de la empresa Shell. Como no tenía éxito con las mujeres dada su escasa talla y su baja autoestima, se limitaba a contactar con prostitutas en los bares del barrio de Reeperbahn, conocido como “el barrio rojo de Hamburgo”.
En Diciembre de 1970 asesinó a la prostituta Gertraud Bräuer cuando, estando ambos en el apartamento de Fritz, se negó a mantener relaciones sexuales. Después de haberla afixiado, procedió a desmembrar el cadáver y cortarlo en trozos pequeños que iba metiendo en pequeños paquetes, para luego dejar esos paquetes por todo Hamburgo. Los restos fueron descubiertos y posteriormente examinados por la policía, pero no lograron encontrar ninguna pista sobre el autor o autores del asesinato.
En Agosto de 1974 asesinó a la prostituta Anna Beuschel, de 54 años, por, según su confesión, su apatía en el coito. No logró reunir valor para deshacerse del cadáver, con lo que lo dejó en un trastero que había en su apartamento una vez que lo hubo desmembrado.
En Diciembre de ese mismo año mató a Frieda Roblick, una prostituta de 57 años que se burló de él al terminar su servicio. Su cadáver fue desmembrado a parar al trastero donde estaban desde hacía cuatro meses los restos de Anna.
En Enero de 1975 asesinó a la prostituta Ruth Schult, de 52 años, en otro ataque de rabia. Esta vez la apuñaló y comenzó a desmembrarla cuando aún no estaba totalmente muerta.
El 17 de Julio de 1975 se declaró un incendio en el comercio que había en la planta baja, y el fuego se extendió rápidamente por toda la estructurta de madera del edificio. Cuando los bomberos lograron apagar el fuego, la policía empezó a entrar en los pisos para ver si había alguna víctima. Fritz estaba ausente por estar en el trabajo, pero un bombero descubrió restos humanos en su piso. Cuando llegó de trabajar fue preguntado por la policía a cerca de si vivía alguien con él. Ante su respuesta negativa fue detenido y llevado a comisaría. Finalmente el 29 de Julio se derrumbó y confesó haber asesinado a cuatro mujeres. Los restos de tres de ellas era lo que habían encontrado tras el incendio. En un principio se sorprendieron de que confesara tres crímenes, porque sólo habían hallado restos de uno, pero al preguntar los nombres que él les dio a las trabajadoras del barrio Reeperbahn se dieron cuenta de que decía la verdad. Aquellas desapariciones no habían sido denunciadas, aunque sus compañeras sabían que habían desaparecido.
Durante el juicio su abogado intentó que le diesen trato de deficiente mental, amparándose en su extraña conducta al no deshacerse de los cadáveres. Además resaltaba el eximente de que el caso de Gertraud estaba considerado asesinato y los otros tres como homicidios, con lo que también solicitaba una atenuación en las condenas.
Finalmente, y gracias a la labor de su abogado, Rölf Bossi, el 20 de Diciembre de 1976 fue condenado a 15 años de prisión, que cumpliría en un centro psiquiátrico.
Fue puesto en libertad en el año 1993 y residió desde entonces en un asilo bajo la identidad de Peter Jensen por orden de las autoridades para que nadie conociese su verdadera identidad. En el asilo lo veían como a un excéntrico, ya que menudo se quejaba a las enfermeras que lo atendían de que le llegaba olor a descomposición de cadáveres.
Fritz Honka -Peter Jensen- murió el 23 de Octubre de 1998 en el hospital de Hamburg-Langenhorn, víctima de un ataque al corazón.

2 comentarios el “Fritz Honka

  1. Sr.Belizón dice:

    Jejeje, le gustaban cincuentonas al jodio :-O)

  2. Alvaro M. dice:

    Muy buen blog, te felicito… tocas varios casos que no son muy difundidos… eso es trabajo extra. Te dejo el mio, en el cual trato de abordar el mismo tema, con la misma seriedad. Saludos! http://grotesqueandarabesque.blogspot.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s