El asesino del martillo

Norbert Poehlke nació el 15 de Septiembre de 1951 en Stuttgart, Alemania. Fue un sargento policial encargado de una unidad de perros en Stuttgart-Mühlhausen a quien tocaron 30.000 marcos alemanes en la lotería, lo que representaba una buena suma a principios de los años ’80 del siglo XX.

Norbert Poehlke

Con este dinero, decidió empezar a construír una casa de campo para vivir con su familia. Sin embargo, se le fue de las manos el proyecto y acabó pasando de una simple casa rústica -para lo que le habría llegado el dinero- a un intento de mansión. Al haber resultado ganador de la lotería, en un principio los bancos no se opusieron a la concesión de créditos, aunque en menos de un año Norbert estaba totalmente endeudado. Entonces concibió un plan para poder pagar sus deudas, que no era otro que atracar pequeñas sucursales bancarias.
El día 3 de Mayo de 1984 acudió al aparcamiento de una estación depuradora de aguas. Allí encontró a un viajante de 47 años de edad llamado Siegfried Pfitzer, que se encontraba descansando tras un largo viaje en el aparcamiento. Norbert le disparó con su arma reglamentaria y se llevó el coche para ir a una sucursal del Volksbank de la localidad de Marbach. Al llegar al banco rompió la ventanilla de la caja con un martillo y exigió que le diesen dinero; se llevó casi 5.000 marcos. El hecho de haber roto la ventanilla con un martillo (y el hacerlo en las siguientes ocasiones) fue lo que sirvió para que la prensa lo apodase “el asesino del martillo”, aunque nunca lo empleó para agredir a nadie.
El 21 de Diciembre de ese mismo año asesinó de igual manera a un hombre británico que se encontraba de vacaciones, Eugene Wethey. Al igual que en el anterior caso, le disparó con su arma reglamentaria y se llevó su vehículo. Una semana más tarde atracó otra sucursal del Volksbank situada en Cleebronn, una pequeña localidad de poco más de 2.000 habitantes en Baden-Württemberg, al sur de Alemania. En esta ocasión su botín fue de 79.000 marcos.
Al notar las similitudes entre ambos casos, la policía alemana inició un dispositivo sin precedentes desde que acabó la II Guerra Mundial; más de 1.000 sospechosos fueron interrogados.
El 22 de Julio de 1985 asesinó al electricista Wilfried Schneider, un joven de 27 años, y se apoderó de su coche para atracar el Raiffeisenbank que había en la pequeña localidad de Spiegelberg. Sin embargo, la presencia policial en las cercanías lo obligó a huir.
Tras este último asesinato, la presión mediática sobre la policía comenzó a ser enorme, e incluso se empezó a hacer cábalas con que la posible identidad del autor podría ser la de un policía. Poco tiempo después fue detenido un oficial de policía de origen italiano, aunque finalmente fue puesto en libertad.
El 27 de Septiembre se produjo un nuevo atraco a un banco. En esta ocasión el atracador logró 11.000 marcos y huyó en el coche de un empleado del banco, aunque esta vez no se realizó ningún disparo. Las posteriores descripciones de los testigos arrojaron como resultado un retrato robot de gran similitud con Norbert. Los investigadores encargaron un estudio de balística, y compararon los resultados con el arma de Norbert en un momento en que no estaba de servicio. Los resultados no podían ser más claros: el arma empleada en los asesinatos era sin lugar a dudas la pistola de Norbert. También, en un golpe de suerte, la policía encontró el uniforme de Norbert en una taquilla de la estación de tren mientras comprobaban un aviso de bomba. Cuando fue interrogado sobre esto, Norbert dijo que tenía allí el uniforme porque había ido a un entierro de un familiar, por lo que se había cambiado antes de coger el tren y había dejado allí su uniforme para recogerlo a la vuelta. Como parecía una coartada sólida, lo dejaron ir. Sin embargo, cuando se les ocurrió comprobar la veracidad de estos hecho comprobaron que no había muerto ningún familiar del sargento desde hacía dos años, con lo que se enviaron dos patrullas a su casa a detenerle. Cuando llegaron allí, nadie abrió la puerta. Un juez autorizó la entrada en la casa, en donde se descubrió a la mujer de Norbert, Ingeborg, muerta en el salón con dos disparos en la cabeza y a su hijo Adrian en una habitación muerto por disparos también.
En 23 de Octubre de 1985 Norbert Poehlke fue encontrado muerto en su coche en las cercanías de la localidad de Canno Torre, cercana a la localidad italiana de Brindisi. Con él estaba su otro hijo, Gabriel. Primero había disparado a su hijo y luego se había suicidado con la misma pistola.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s