Eugen Weidmann

Eugen Weidmann nació el 5 de febrero de 1908 en Frankfurt am Main (Alemania), en el seno de la familia de un industrial metalúrgico bastante acomodado. Era un niño bastante normal, y en 1914, tras el estallido de la Primera Guerra Mundial sus padres lo sacaron del internado donde hacía poco que había entrado para enviarlo a vivir junto a sus abuelos.

Eugen Weidmann

Lo enviaron a la -entonces- pequeña localidad de Saarbrücken para evitar bombardeos ocasionados por la incipiente aviación bélica. En aquel pueblo, lejos de la autoridad paterna, comenzó a cometer pequeños hurtos, actividad que iría in crescendo y que tendría como resultado que Eugen fuese condenado a 5 años de prisión por suma de antecedentes antes de cumplir los 20 años, en 1927. En la cárcel de Saarbrücken conoció a otros dos jóvenes con quienes haría muy buenas migas. Los jóvenes eran Roger Million y Jean Blanc, un inglés y un francés que también estaban en la cárcel por robos diversos. Una vez que los tres estuvieron libres comenzaron a trazar planes para ganar dinero fácilmente, y al final decidieron que una buena forma sería secuestrar a los turistas que fuesen a visitar Francia para robarles las pertenencias. Con ayuda de un primo de Jean encontraron una casa de campo situada en Saint-Cloud, localidad muy cercana a París. En Julio de 1937, el apuesto Eugen conoció a una joven bailarina estadounidense de 22 años llamada Jean De Koven. Ésta incluso llegó a escribir una carta a su mejor amiga en la que decía:

He conocido a un alemán alto, guapo e inteligente que se llama Sigfrido. ¿Me tocará otro papel wagneriano?. ¿Quién sabe?. Mañana voy a visitar su casa de campo, que está muy cerca de la mansión que Napoleón le regaló a Josefina

En aquel encuentro Eugen se mostró muy amable, e incluso le dio un vaso de leche que dijo provenía de las cuadras de la mansión de Napoleón. Ella le sacó unas cuantas fotos con su nueva cámara fotográfica hasta que empezó a sentir un profundo sopor. Posteriormente, cuando Jean quedó totalmente dormida, fue estrangulada y sus cheques de viaje fueron cobrados por Colette Tricott, la novia de Roger. Enviaron una carta a la tía de Jean exigiendo 500 francos si querían volver a verla, e incluso una semana más tarde llegó un hermano de Jean desde Estados Unidos ofreciendo una recompensa de 10.000 francos a quien pudiese ayudar a descubrir el paradero de su hermana. Sin embargo, Jean ya estaba muerta.
El 1 de Septiembre del mismo año, 1937, Eugen contrató un chofer llamado Joseph Couffy para que le llevara a la Riviera francesa; durante el trayecto, en un bosque fuera de Tours, le disparó en la nuca y le robó el vehículo y 2.500 francos, abandonando el cadáver en una zona de espesura.
El día 3 de Septiembre Eugen y Jean atrajeron a una joven enfermera particular llamada Janine Keller hasta las cercanías de una cueva en Fointanebleau con la excusa de una posible oferta de trabajo. Como Janine estaba a punto de casarse y su prometido tenía poco dinero, no se lo pensó dos veces y se fue con ellos. Mientras se aproximaban a la cueva Eugen le disparó en la nuca ocasionándole la muerte. Posteriormente se llevaron todo lo que Janine llevaba encima de valor (1.400 francos y un anillo de compromiso que llevaba dos diamantes) y abandonaron el cadáver en el interior de la cueva.
El 16 de Octubre Eugen y Roger concertaron una cita con un joven director teatral llamado Roger LeBlond, a quien prometieron invertir dinero en su espectáculo si éste les convencía. Sin embargo, mientras LeBlond estaba explicándoles el argumento de su última obra, Eugen se levantó con una excusa, se puso detrás de él y le disparó en la nuca para apoderarse de los 5.000 francos que Roger LeBlanc llevaba en la cartera.
En Noviembre Eugen se encontró por la calle con Fritz Frommer, un alemán que había conocido durante su estancia en el presidio de Saarbrücken. Fritz era judío, y Eugen le convenció de que formaba parte de un grupo anti-nazi (quienes se habían alzando con el poder en Alemania cuatro años antes) y que iban a celebrar su reunión semanal unos días más tarde, con lo que estaba invitado si quería ir. Fritz aceptó y se dirigió hasta un café donde presuntamente se celebraba la reunión el día 22 de Noviembre. Al llegar allí, Eugen le dijo que finalmente se iba a celebrar en una casa de campo para mayor intimidad, cosa que a Fritz le pareció bien. Entonces se dirigieron hacia la casa alquilada de Saint-Cloud en el coche robado en compañía de los otros dos “amigos” (socios) de Eugen. Al bajar del coche Eugen se situó detrás de Fritz y una vez más disparó en la nuca de su víctima. Enterraron el cadáver en el sótano de la casa, cerca del cadáver de Jean De Koven.
El 27 de Noviembre Eugen concertó una cita con un promotor inmobiliario llamado Raymond Lesobre con la intención de venderle la propiedad de Saint-Cloud. Mientras se encontraban paseando por el jardín para que Raymond evaluase la propiedad, sus posibilidades y para poder tasarla convenientemente, Eugen sacó su pistola y descerrajó un tiro en la nuca del promotor. No se sabe a cuanto ascendió la cantidad robada, pero se sospecha que Raymond incluso llevaba dinero en efectivo como para pagar una buena parte de la propiedad ese mismo día. El cadáver nuevamente fue a parar al sótano de la casa.
Cuando la mujer de Raymond denunció su desaparición, la policía entró en su oficina y descubrió una tarjeta con el nombre de Eugen Weidmann, así como una anotación para ir a ver una casa que tal individuo tenía a la venta. Entonces dos agentes se dirigieron a la propiedad para interrogar a Eugen. Cuando éste vio llegar a los uniformados realizó tres disparos, aunque no logró herir a ninguno. Éstos entonces arremetieron contra él y lograron reducirlo con ayuda de un martillo que encontraron.
Una vez en comisaría Eugen se mostró colaborador y confesó los seis crímenes que había cometido, mostrando arrepentimiento únicamente por el de la joven bailarina, el primero que había cometido. Dijo que le había enternecido la inocencia de la joven.
Gracias a la confesión de Eugen, fueron detenidos sus dos cómplices, Roger Million y Jean Blanc, así como la novia la novia de Roger, Colette. El juicio comenzó en Marzo de 1939, y fue un juicio que levantó mucha expectación, más incluso que el de Henri Désiré Landru (celebrado 18 años antes), e incluso uno de los abogados con los que contaban era el que había asistido a Henri.
Finalmente, Colette Tricott fue absuelta, Jean Blanc condenado a 20 meses de cárcel y Roger Million en principio a pena de muerte aunque le fue conmutada por cadena perpetua. Una cadena perpetua que no llegó a cumplir, ya que fue puesto en libertad unos años más tarde, cuando cumplió 70.
Sin embargo, Eugen fue condenado a muerte, y ninguna de sus tres apelaciones obtuvo clemencia.
El día 17 de Junio de 1939 Eugen Weidmann fue guillotinado públicamente en el exterior de la cárcel de Versalles, convirtiéndose en la última persona en protagonizar una ejecución pública en Francia.

3 comentarios el “Eugen Weidmann

  1. tazita dice:

    aiii..q dolor de cuello…

  2. Nataly dice:

    Era lo justo

  3. Yo creía que los últimos guillotinados habían sido los reyes de Francia, Luis XIV y María Antonieta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s