Jürgen Bartsch

Karl-Heinz Sadrozinski nació el 6 de Noviembre de 1946 en Essen, Renania del Norte-Westfalia (Alemania), hijo de una madre soltera llamada Anna Sadrozinski. Su padre nunca quiso hacerse cargo de él; de hecho, cuando se enteró de que Anna estaba embarazada desapareció.

Jürgen Bartsch

Poco después de nacer Karl, su madre moriría de tuberculosis, quedando al cuidado de un orfanato. Cuando tenía unos 11 meses fue adoptado por un carnicero y su mujer, un matrimonio de la ciudad de Langenberg (actualmente Velbert-Langenberg). Ellos fueron quienes cambiaron su nombre y le dieron el de Jürgen, así como el apellido de Bartsch, que era el suyo.
Su madre adoptiva tenía un transtorno obsesivo-compulsivo; era una fanática del orden y de la limpieza que incluso impedía a su hijo salir a jugar porque podía mancharse. Según confesiones del propio Jürgen, ni siquiera le dejaba bañarse solo por temor a que no se asease adecuadamente. Llegó a decir que ella se encargó de su aseo hasta que cumplió 19 años de edad (aunque esto parece bastante improbable dado que a esa edad no vivía con ellos). Cuando tenía 10 años de edad su padres llegaron a la conclusión de que en el colegio en el que estaba no eran lo suficientemente estrictos con el joven Jürgen, por lo que decidieron cambiarlo y llevarlo a un internado católico. Una vez acabados los estudios regresó a casa y comenzó a deambular por el vecindario, presuntamente para buscar trabajo. Sin embargo, los abusos que había sufrido en el internado le habían trastornado hasta el punto de que empezó a sentirse atraído por niños y adolescentes.
Entre 1961 y 1965 secuestró a cuatro jóvenes, a quienes convencía para que fuesen con él hasta un refugio anti-aéreo de la Segunda Guerra Mundial que estaba abandonado. Una vez allí los obligaba a desnudarse, abusaba sexualmente de ellos y luego los estrangulaba para posteriormente descuartizar los cadáveres y esparcirlos por diferentes zonas con el fin de que no fuesen encontrados.
A finales de 1965 llevó hasta el lugar a Peter Frese, un joven de 15 años, de quien abusó al igual que había hecho anteriormente. Sin embargo, en un momento dado tuvo que salir del refugio, con lo que procedió a maniatar y amordazar al joven Peter para que no huyese. Dado que no había electricidad allí, utilizaba velas para iluminar la estancia, y las fue apagando al irse. Apagó todas menos una, a la que Peter consiguió llegar para poder quemar sus ataduras (y parte de sus manos) y así liberarse y acudir inmediatamente a la policía para denunciar lo que le había ocurrido.
Cuando Jürgen regresó se encontro el lugar vacío, motivo por el que huyó y logró estar escapado durante cuatro meses. Finalmente, a principios de 1966 fue apresado por las autoridades.
Cuando fue detenido y llevado a comisaría confesó abiertamente los crímenes que había cometido. Fue juzgado por ellos y condenado a cadena perpetua el 15 de Diciembre de 1967 por el Tribunal de Landgericht Wuppertal. Su abogado apeló la sentencia, pero fue confirmada de nuevo. En el año 1971, sin embargo, solicitó la revisión del caso el Tribunal Federal de Justicia de Alemania dado que había dudas razonables sobre la salud mental de Jürgen y finalmente se conmutó la pena por otra de internamiento en el centro psiquiátrico de Eickelborn. Allí conoció a Gisele Deike, una enfermera oriunda de Hanover con quien se casaría el 15 de Febrero de 1973.
Los psiquiatras forenses evaluaron hasta tres métodos de terapia para Jürgen: psicoterapia, psicocirugía o castración. Inicialmente se negó a cualquier clase de intervención quirúrgica, aunque cuando le ofrecieron la libertad si aceptaba la castración sólo tardó media hora en mostrar su conformidad. De este modo, le explicaron, sería considerado “reinsertado” y podría vivir con su mujer fuera del centro.
Finalmente, ya que el anestesista estaba de baja fue suplido por una enfermera con algún conocimiento en anestesia. Conocimientos que demostraron ser insuficientes, ya que administró a Jürgen una dosis 10 veces superior a la máxima recomendada de Halotano, el anestésico que se empleaba de aquellas.
Jürgen Bartsch murió en la mesa de operaciones el día 28 de Abril de 1976.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s