El hombre lobo de Bedburg

Peter Stumpp era un granjero que vivió en el siglo XVI en Alemania, concretamente en la zona de Bedburg (actualmente pertenece al distrito Erftkreis). Nació en el pueblo de Epprath, aunque su fecha de nacimiento es desconocida puesto que los archivos de la diócesis de Colonia resultaron dañados por la Guerra de los Treinta Años.

Grabado que muestra los tormentos a los que sometieron a Peter Stumpp

Se sabe que le faltaba la mano izquierda (“Strump” significa “muñón” en alemán) por un accidente cortando leña y que en torno a 1580 se había quedado viudo con un hijo y una hija a su cargo. Era un hombre bastante próspero al que acusaron de ser un hombre lobo. Según testigos que decían haber visto al supuesto hombre lobo, éste presentaba cojera en una de sus patas, lo que sumado que a Peter le faltaba una mano supuso para las autoridades de la época una prueba de peso para juzgarle.
En el año 1589 fue sometido al tormento del potro, práctica muy habitual para sacar confesiones. De lo que quedó de su juicio se desprende que Peter acabó confesando tras un período no definido de torturas que practicaba la magia negra desde que tenía doce años de edad, lo que le había servido para hacerse tan rico. Agregó además que había recibido de manos del mismo Diablo un cinturón mágico que le permitía transformarse en:

un ser con apariencia de lobo, fuerte y poderoso, con grandes y enormes ojos que brillaban como fuego por la noche, con afilados y crueles dientes, y con un cuerpo enorme apoyado en fuertes patas

Según su confesión, cuando se sacaba el cinturón recuperaba su forma humana.
Relató que durante 25 años se había estado alimentando del ganado de sus vecinos, pero que no llegándole con esto había pasado a cazar presas humanas. Llegó a reconocer que había asesinado y comido a 14 niños, a dos mujeres embarazadas y a los fetos de éstas. Incluso afirmó que uno de los niños era su propio hijo. Así mismo también fue acusado de mantener relaciones incestuosas con su propia hija (algo que hubiese significado ya de entrada la pena de muerte en aquella época) y relaciones homosexuales con un primo suyo. También confesó haber tenido trato carnal

“con un súcubo que el propio Diablo me envió en varias ocasiones”

Tras todas estas declaraciones, Peter fue declarado culpable de canibalismo, asesinato y “comercio con el Diablo”. Su condena fue ser ajusticiado con el tormento de la rueda.
El 31 de Octubre de 1589 Peter fue atado a un banco, donde con unas tenazas al rojo vivo le extrajeron varios trozos de carne. A continuación le machacaron brazos y piernas con la parte roma de un hacha “para evitar su regreso desde la tumba” y para ser posteriormente decapitado. Su hija y su primo fueron quemados en la misma hoguera en la que quemaron los restos de Peter. Parece ser que antes de ser quemada su hija fue “desollada, violada y estrangulada”.
La cabeza de Peter sin embargo no fue quemada. La colocaron en un poste en el medio del pueblo, junto a la rueda que habían empleado con él y una figura con forma de lobo a modo de “castigo ejemplarizante” para que nadie repitiese sus acciones.

Esta entrada fue publicada en Leyendas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s