La barca

En la antigua Persia se empleaba un método de ejecución conocido como “la barca”. Dicho sistema consistía en introducir al reo entre dos barcas o entre dos artesas (de ahí que en algunos relatos sea conocido como “Enartesado”). Una vez en esta postura, sobresaliendo al exterior la cabeza, manos y pies tan solo, las artesas eran sujetadas y el prisionero era alimentado, llegando a ser alimentado de manera forzada si se resistía con el fin de prolongar su vida. Las consecuencias de esto eran dolorosas agonías que duraban días debido a que el prisionero era mantenido con consciencia en todo momento. Como se encontraba en un lugar estanco, su cuerpo pronto se veía sumido en las micciones y en las defecaciones. La muerte sobrevenía debido a las infecciones que causaban los gusanos, quienes literalmente se iban “comiendo” al preso. Una de las referencias históricas sobre este tormento que se conservan es el relato que hizo el historiador griego Plutarco sobre la ejecución de Mitridates durante el reinado de Artajerjes II (404–358 a. C.)

Mandó [el rey Artajerjes II], pues, que a Mitridates se le quitara la vida, haciéndole morir enartesado, lo que es en esta forma: tómanse dos artesas hechas de madera que ajusten exactamente la una a la otra, y tendiendo en una de ellas supino al que ha de ser penado, traen la otra y la adaptan de modo que queden fuera la cabeza, las manos y los pies, dejando cubierto todo lo demás del cuerpo, y en esta disposición le dan de comer, si no quiere, le precisan punzándole en los ojos; después de comer le dan a beber miel y leche mezcladas, echándoselas en la boca y derramándolas por la cara: vuélvenle después continuamente al sol, de modo que le dé en los ojos, y toda la cara se le cubre de una infinidad de moscas.
Como dentro no puede menos de hacer las necesidades de los que comen y beben, de la suciedad y podredumbre de las secreciones se engendran bichos y gusanos que carcomen el cuerpo, tirando a meterse dentro. Porque cuando se ve que el hombre está ya muerto, se quita la artesa de arriba y se halla la carne carcomida, y en las entrañas enjambres de aquellos insectos pegados y cebados en ellas. Consumido de esta manera Mitridates, apenas falleció el decimoséptimo día.

Según el relato, este proceso en concreto duró 17 dias, una fecha considerablemente larga para una agonía.

2 comentarios el “La barca

  1. alexa dice:

    que muerte tan horrible…..

  2. ebernal dice:

    La agonia que se debe sentir al saber que te estan comiendo insectos dentro de ti debe ser inmedible, una de las peores torturas de las que e leido.
    llegue a esta pagina despues de ver un top7 de un videoblogger muy conocido en argentina y en verdad, me parece muy buena tu pagina, FELICIDADES!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s