Las pantomimas sangrientas

En el Imperio Romano eran innumerables los métodos de ejecución que se empleaban. Algunos de ellos se pueden calificar de “sádicos” debido al carácter lúdico que tenían. De entre todos, quizás destacasen sobre el resto los empleados durante las conocidas como “pantomimas sangrientas”, espectáculos públicos en los que se representaban comedias tradicionalmente subidas de tono con un aliciente añadido: la ejecución de un prisionero o varios durante su desarrollo.
Los prisioneros a ejecutar generalmente eran entrenados durante un período de tiempo más o menos largo para ejecutar su papel en una obra. Una vez que se encontraban preparados, eran vestidos elegantemente con ricas vestimentas y formaban parte o bien del decorado o bien del propio elenco artístico de la obra. Sin embargo, durante la celebración del espectáculo solían ser ejecutados de diversas formas. Generalmente era durante la representación de famosos mitos históricos.

Mosaico que presuntamente muestra una "pantomima sangrienta" (click para agrandar)


Se tiene constancia de que en varias ocasiones se empleó el mito de Orfeo. El reo era disfrazado del personaje y se le daba un imstrumento musical (generalmente una flauta) mientras era obligado a deambular por un decorado que emulaba la jungla. Dicho decorado tenía además el añadido de que estaba repleto de fieras (leones, osos, etc.) quienes finalmente acababan matando al “actor” puesto que la música tan sólo amansaba a las fieras en el relato, no en la realidad.
En otras ocasiones se desarrollaba la obra hasta el punto en que el personaje que representaba el condenado debía morir o ser mutilado y en ese momento se procedía a hacer real lo que en principio era una ficción.
También se hicieron populares los tormentos con la llamada “Túnica molesta”. Dicho tormento consistía en vestir al prisionero con telas caras, a veces incluso ropajes con bordados de oro, pero que también estaban empapadas en resinas. En un momento dado de la obra, cuando el promotor del espectáculo, el guión de la obra o el propio público lo pedía, se prendía fuego a la vestimenta con una antorcha, lo que terminaba con la muerte del prisionero.
Según Séneca, Nerón se aficionó sobremanera a emplear la Túnica molesta para ejecutar a grupos enteros de cristianos bajo el pretexto de que habían sido ellos los responsables del gran incendio de Roma y, por tanto, merecían morir en llamas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s