Los asesinos de West Port

Entre Noviembre de 1827 y Octubre de 1828 se sucedieron una serie de asesinatos en Edimburgo, la capital de Escocia; los responsables fueron dos inmigrantes irlandeses, William Burke y William Hare.
William Burke nació en 1792 en Urney en el seno de una familia pobre.

Grabado de la época con W. Hare y W. Burke

A lo largo de su vida encontraría nuemrosos trabajos, en los que no duraba demasiado tiempo. En el año 1817, abandonó a su esposa y a sus dos hijos y se marchó a Escocia a probar suerte.
Sobre William Hare, si embargo, su lugar y fecha de nacimiento presenta ciertas controversias, ya que hay autores que lo sitúan en 1792 en Newry o en 1804 en Derry, ambas localidades cercanas al Ulster, al igual que la localidad de nacimiento de de W. Burke. Hare vivía en una pensión de la cual, cuando murió el propietario, pasó a ser copropietario al casarse con la viuda de éste.
Margaret -así se llamaba la viuda y nueva esposa de Hare- continuó llevando el negocio por sí misma mientras William trabajaba como obrero para la Union Canal, empresa en la que también trabajaba Burke. Se hicieron grandes amigos ya que ambos eran jugadores y un tanto borrachos.
A finales de 1827, un huésped de la casa falleció por causas aparentemente naturales. Los dos William decidieron vender el cadáver a un médico para que lo diseccioonase. En lugar de enterrar al anciano -que debía unas 4 libras de pensión- llenaron el féretro con cortezas y enviaron el cuerpo dentro de una caja al doctor Robert Knox.
Su siguiente víctima fue otro residente de la pensión que se hallaba enfermo. Una noche, lo invitaron a whisky en grandes cantidades y una vez que estuvo borracho, lo asfixiaron. De nuevo, el cuerpo fue sacado del ataúd antes del entierro y enviado a casa del doctor Knox.
Como no había más habitantes de la pensión que pareciesen enfermos y, por tanto les diese una coartada creíble, resolvieron atraer a gente de la calle. La tercera víctima fue un vagabundo llamado Joseph Miller, a quien también emborracharon y luego asfixiaron.
Para entonces se habían dado cuenta de que el negocio que tenían entre manos era ciertamente lucrativo (vendían cadáveres a 10 libras, una buena suma para la época), e incluso contaron con la colaboración de Margaret. La esposa de Hare empezó a ejercer de gancho con mujeres, a las que daba de beber para enviarles a su marido y su socio una vez que estuviesen embriagadas.
En una ocasión, mientras Margaret paseaba por el barrio de Cannongate, conoció a dos mujeres, Mary Patterson y Janet Brown, a quienes invitó a comer en la posada. Ambas mujeres fueron asesinadas con el mismo modus operandi y posteriormente vendidas al doctor Knox. Según los periódicos de la época, ambas mujeres resultaron ser prostitutas muertas de frío. Parece ser que varios estudiantes de anatomía reconocieron el cadáver de Mary Patterson, lo que despertó ciertas sospechas.
La siguiente víctima era una conocida de Burke, una mendiga llamada Effie. Así mismo, Burke también recogió a una mujer de la comisaría diciendo conocerla y le pagó la fianza -se desconoce el motivo de su detención-, aunque su cuerpo fue entregado al doctor Knox tan sólo unas horas después de abandonar la comisaría.
Entrado ya el año 1828, recogieron a una mendiga y a su nieto ciego. La mujer murió por una sobredosis de analgésicos, mientras que al niño le rompieron la espalda.
Elizabeth Haldane, una antigua clienta de la pensión estaba en la ruina, por lo que acudió a ellos para que le permitiesen aunque fuese dormir en el establo que había en la parte trasera del edificio. Los dos William la mataron, al igual que matarían unas semanas más tarde a la hija de Elizabeth, Peggy. Sus cadáveres también acabaron en el hospital del doctor Knox.
La siguiente víctima fue un muchacho con cierto retraso mental de 18 años muy conocido en el vecindario, James Wilson. Parece ser que se resistió, por lo que finalmente fue asesinado con la intervención de los dos William. El doctor Knox recibió el cuerpo y, cuando se lo mostró a sus alumnos, uno a uno empezaron a reconocer al porbre James. El doctor negó categóricamente que se tratase de él, aunque lo primero que diseccionó fue su rostro.
La última víctima conocida y reconocida por los asesinos era una joven llamada Marjory Campbell Docherty, a quien Burke convenció parta que se quedase en casa alegando que tenían cierto parentesco lejano. loe pidió así mismo que esperase un poco en la cocina, puesto que la habitación que le asignaron estaba siendo desalojada por un matrimonio, James y Ann Gray.
Al día siguiente los Gray volvieron al hospicio puesto que Ann se había dejado un paquete con ropa en la habitación. Una vez que llegaron asistieron extrañados a la negativa de Hare a acceder a la habitación, diciendo que se encontraba ocupada en esos momentos y que les avisaría cuando la persona que estaba allí saliese del cuarto. Decidieron volver a la tarde, y se encontraron la vivienda vacía, con lo que decidieron entrar en la habitación que habían ocupado. Al mirar debajo de la cama se encontraron con el cadáver de Marjory. Ann además creía haber escuchado ruido como de lucha el día anterior cuando salían del establecimiento, por lo que se dirigieron inmediatamente a comisaría a denunciar los hechos. A medio camino se encontraron con la mujer de Hare, quien les ofreció diez libras semanalaes a cambio de su silencio. Se negaron y se fueron corriendo a comisaría. Una vez que la policía llegó al establecimiento regentado por los Hare, el cuerpo ya no estaba. Sin embargo, una denuincia anónima poco después -se cree que era un alumno del doctor Knox- los llevó al hospital; el cuerpo estaba listo para ser diseccionado en otra clase de Knox.
Fueron detenidos inmediatamente. Cuando se inició el juicio, en un principio no se tenían pruebas condenatorias para el matrimonio Hare, por lo que se les ofreció inmunidad judicial a cambio de una confesión contra Burke, a quien se creía responsable de todo. Aceptaron, y William Burke fue ahorcado el 28 de Enero de 1829. Posteriormente su cuerpo fue disecado públicamente. Un hecho curioso es que el encargado de la disección, el profesor Alexander Monro utilizó la sangre de Burke para escribir lo siguiente:

Esto está escrito con la sangre de William Burke, que fue ahorcado en Edimburgo. Esta sangre se tomó de la cabeza.

Atualmente, su esqueleto y diversos objetos hechos o recubiertos con su piel pueden ser observados en el Museo de la Universidad de Edimburgo.
Margaret Hare fue puesta en libertad al serle concedida la inmunidad. Una vez libre, volvió a su negocio, donde una muchedumbre la estaba esperando para lincharla. Afortunadamente para ella, consiguió escapar con vida e inmediatamente regresó a Irlanda, donde se le perdió la pista.
La pareja de Burke, Helen M’Dougal, también logró escapar al linchamiento y al parecer se fue a Australia, donde se cree que falleció en 1868.
William Hare fue puesto en libertad de modo secreto en Febrero de 1829 y circularon rumoras de que deambulaba como mendigo ciego por las calles de Londres, después de haber sido sometido a una brutal paliza. Sin embargo, sólo hay constancia de haber sido visto en la ciudad de Carlisle, no en Londres.
El doctor Robert Knox fue exculpado por la confesión de ambos William, quienes aseguraron que el doctor ignoraba la procedencia de los cadáveres. Fuese cierto o no, la verdad es que el doctor se fue haciendo cada vez más impopular puesto que la gente no creía en una inocencia total cuando él mismo pagaba por los cadáveres. En cualquier caso, el doctor siguió ejerciendo su profesión en el hospital de Brompton, hasta que falleció el 20 de Diciembre de 1862.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s