El monstruo de Liguria

Donato Bilancia nació el 10 de Julio de 1951 en Potenza, una localidad ubicada al sur de Italia. Cuando contaba con cinco años de edad, su familia se transladó hacia el norte italiano, primero al Piamonte para recalar finalmente en Génova, en la región de Liguria. Como se orinó en la cama hasta una edad tardía (10 o 12 años según las fuentes)

Donato "Walter" Bilancia

su madre lo avergonzaba colgando las sábanas por la ventana para, además de secarlas, humillarle ante los vecinos. En la escuela era un alumno fracasado que fue expulsado varias veces por agredir a compañeros e incluso a profesores. Finalmente, a los 14 años decidió hacerse llamar “Walter” e irse de casa y probar suerte buscándose la vida, intentando trabajar de lo que fuese. Se sabe que realizó trabajos esporádicos como recadero, mecánico o camarero. Sin embargo duraba muy poco en ellos, por lo que recurrió al crimen. Siendo aún menor de edad fue detenido por robar una motocicleta y posteriormente por robar un camión cargado de dulces navideños. En el año 1974 también fue detenido por llevar armas ilegalmente. Fue internado en un hospital psiquiátrico en Génova, pero consiguió escapar y huyó a Francia, donde acabaría siendo encarcelado por robo y luego deportado a Italia nuevamente. Curiosamente, y a pesar de su conducta aparentemente violenta y de sus desórdenes mentales, no protagonizó realmente ningún episodio de violencia propiamente dicha hasta una edad que los expertos tildan de “muy avanzada”, los 47 años que tenía a finales de 1997. Por aquella época Donato era un jugador compulsivo que solía estar siempre solo. En cierta ocasión un amigo le convenció para que se apuntase a una partida clandestina de póker en la cual acabó perdiendo una cifra aproximada de 200.000 euros -toda una fortuna en aquellos tiempos-. A consecuencia de esto, “Walter” estranguló a su amigo como represalia ya que lo consideraba responsable de su pérdida económica. Cuando se investigó esta muerte, en un principio se atribuyó a una ataque de corazón. Acto seguido, Donato fue a la casa del matrimonio organizador de las partidas, a quienes mató a disparos. Posteriormente, abandonó la casa sin preocuparse de ocultar los cuerpos. Unas semanas más tarde, siguió a un joyero hasta su domicilio cuando éste cerró su negocio. Al llegar al portal de su casa, y una vez que éste abrió la puerta, Donato lo empujó hacia dentro, donde lo mató a disparos. Como quiera que su mujer estaba presente y empezó a gritar, también le disparó hasta causarle la muerte. Después de esto, vació la caja fuerte que había y se marchó tranquilamente.
En Noviembre de 1997 siguió a un abogado prestamista hasta su casa, en donde repitió el mismo modus operandi que empleó con el joyero y su mujer.
En Diciembre asesinó nuevamente. Primero a un vigilante nocturno, a quien según sus propias palabras mató porque “no le gustaban los vigilantes nocturnos”. Posteriormente, mataría a dos prostitutas, una albanesa y a otra rusa. Antes de acabar el año, también asesinó a un segundo prestamista.
En Marzo de 1998 estaba practicando sexo oral con una prostituta transexual cuando fueron sorprendidos por los vigilantes del aparcamiento en el que estaban. Sin mediar palabra con ellos, Donato esgrimió su revólver y los mató a los dos. Posteriormente también disparó a la prostituta, aunque afortunadamente ésta salvó la vida y pudo ayudar luego en la resolución del caso. Ese mismo mes también mató a dos prostitutas (una nigeriana y otra ucraniana) e hirió a una tercera sin llegar a matarla.
El 12 de Abril de 1998 se subió a un tren con destino a Venecia porque, según sus palabras, “quería matar a una mujer”. En el trayecto vio a una mujer que se dirigía sola al baño, por lo que decidió seguirla. Una vez que llegó hasta la puerta del retrete del vagón, abrió con una llave maestra y le descerrajó un disparo en la cabeza. Le robó el bolso, volvió a cerrar la puerta y se sentó en su asiento tranquilamente. Seis días más tarde se subió a un tren con dirección a San Remo y repitió lo mismo que en el anterior viaje. Esta vez, además, se sintió excitado con la lencería de su víctima, por lo que procedió a masturbarse y a usar la ropa interior de la joven para limpiarse. Curiosamente fueron estos dos asesinatos los que originaron la creación de un grupo de investigación puesto que se trataba de “mujeres respetables”. Increíble, pero cierto.
Tan sólo tres días más tarde de su última fechoría, Donato fue a repostar gasolina en su Mercedes negro. Una vez le hubieron llenado el depósito, fue hasta la caja a pagar, en donde mató al empleado y se llevó la recaudación del dia.
Como hubo testigos que dijeron que el asesino del empleado de la gasolinera había huído en un Mercedes negro que concordaba con los datos aportados por la prostituta transexual herida el año anterior, la policía comenzó a seguir a Donato Bilancia. Se apoderaron de colillas usadas por el, así como de vasos que había empleado para lograr muestras de ADN que serían cotejadas con las halladas en el tren. Coincidían. El 6 de Mayo de 1998 la policía irrumpió en su casa y se lo llevaron detenido, asói como el revólver empleado en sus crímenes. Tras ocho días en los calabozos, finalmente confesó 17 asesinatos, por lo que fue puesto inmediatamente a disposición judicial.
Tras 11 meses de juicio, Donato “Walter” Bilancia fue condenado a 17 cadenas perpetuas, así como a 20 años por el asesinato en grado de tentativa de la prostituta. El juez ordenó así mismo que nunca le sea concedido ningún beneficio penitenciario y eliminó la posibilidad de permisos o de libertad condicional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s