Apega de Nabis

En Esparta, durante el reinado de Nabis (207-192 A.C.) se empleaba una máquina para torturar a los ciudadanos que no satisfacían tanto al tirano como a su mujer, Apega. Dicho artefacto a simple vista parecía una estatua -hecha a imagen de la mujer del tirano- con los brazos abiertos. Realmente, se trataba de un autómata cuyos brazos y pecho estaban recubiertos de pinchos en su cara interior. En una primera mirada no se apreciaban, dado que la figura estaba envuelta en ricos ropajes. Según algunos autores como Polibio -el primero en describirla- probablemente las ropas perteneciesen a la propia Apega, mujer conocida por su exultante y despiadada maldad, a quien nada refrenaba en cuanto a conseguir sus anhelos se refería.
El ciudadano condenado era colocado de frente a la estatua, que se encontraba con los brazos abiertos. A través de un sistema de palancas y poleas, los brazos se iban cerrando y aplastando de ese modo al reo, al mismo tiempo que las púas de hierro se le iban clavando en la carne.
Como podían controlar la presión ejercida, esta máquina servía tanto para torturar como hasta incluso matar. Se cree, y no sin motivo, que es la predecesora de la conocida “Dama de Hierro”.

A continuación, un video ilustrativo:

Esta entrada fue publicada en Tortura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s