La masacre de Uiryeong

Bum-kon Woo nació el 24 de Febrero de 1955 en la aldea de Gyeongsangnam-do, en Corea del Sur. Poco o nada se sabe de su infancia; aparentemente era un chico normal, ya que no hay nada que indique lo contrario. Se sabe, eso sí, que se convirtió en oficial de policía.

Bum-kon Won

Convivía con su novia, Chun Mal-soon, en un apartamento al lado de la comisaría donde trabajaba.
La tarde del 26 de Abril de 1982, Bum-kon discutió furiosamente con Chun, y se fue del apartamente bastante enfadado. Se dirigió a la cafetería de su centro de trabajo, donde al parecer comenzó a beber alcohol de forma desmesurada. En estado de embriaguez, se dirigió a la armaría de la comisaría y sacó de allí dos subfusiles, nuemrosos cargadores para éstos y un número indeterminado de granadas de mano. Antes de abandonar el recinto se dirigió a la centralita telefónica, donde asesinó a disparos a los tres operarios que se encontraban trabajando, presumiblemente para que no diesen la voz de alarma. Entonces salió del recinto y comenzó a ir casa por casa disparando a todo aquel que le abría la puerta. Cuando se cansó de su aldea, cogió un coche patrulla y comenzó a repetir su actividad en otras cinco aldeas de la zona. Incluso arrojó varias granadas dentro de una casa, matando al instante a sus ocho ocupantes.
En la madrugada del 27 de Abril, ató las dos granadas que le quedaban a su cuerpo y tiró de las anillas. Junto a él murieron las que serían sus dos últimas víctimas. La masacre de Bum-kon arrojó un resultado final de 57 personas muertas (él incluído) y otras 35 heridas de diversa consideración.
En la investigación, su novia dijo de él que era una persona con un gran complejo de inferioridad y con poca autoestima. Parece ser que la discusión que acabaría degenerando en tragedia surgió a raíz de la negativa de Chun a contraer matrimonio. Los vecinos criticaban a ambos abiertamente por vivir juntos sin estar casados.
Finalmente, el jefe provincial de policía fue suspendido de su cargo, así como otros cuatro oficiales, los que se encontraban en el turno en el que Bun-kon salió armado de la comisaría, quienes a parte de ser expulsados del cuerpo fueron además detenidos y enviados a la cárcel por negligencia. Así mismo, el ministro del Interior surcoreano de la época, Chung-hwa Suh dimitió de su cargo debido a su sentido del honor. Fue sustituído por Tae-woo Roh, quien a su vez acabaría convirtiéndose en el Primer Ministro de Corea del Sur.
La masacre de Uiryeong es, sin duda, la matanza civil con mayor número de víctimas de la historia moderna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s