Martha Rendell

Martha Rendell nació en Adelaida (Australia) el 10 de Agosto de 1871. De su infancia nada se sabe; tan sólo transcendó que de jovencita era promiscua, violenta y alcohólica. Vivía “amancebada” (hay que comprender que hablamos de una sociedad puritana a principios del s. XX) con Thomas Nichols Morris, quien se había separado de su mujer poco antes de conocer a Martha.

Martha Rendell

Thomas tenía consigo a los tres hijos de su matrimonio y tuvo otras dos hijas con Martha. En todo el vecindario eran conocidas las tremendas palizas que ella propinaba tanto a sus hijas como a los de su marido; hay testimonios de que su hija mayor, Annie, llevó en una ocasión tal paliza que estuvo semanas sin poder caminar.
El primero de los asesinatos de Martha fue precisamente Annie. Para matarla empleó un método un tanto elaborado; consistía en introducir ácido clorhídrico en la garganta diciendo que se trataba de un jarabe, lo que causaba una inflamación severa de la misma y acababa por impedir el paso de alimentos. La muerte se producía por inanición al cabo de un largo tiempo de agonía y dados los métodos médicos de la época era muy difícil de detectar. El 28 de Julio de 1907 Annie fallecía tras una semana de padecimientos. El médico familiar, un tal doctor Cuthbert emitió un certificado de defunción alegando que la causa de la muerte había sido la difteria. El 6 de Octubre de ese mismo año Olive, su hija pequeña, seguía el mismo camino; una horrible y angustiosa muerte y de nuevo achacaron el óbito a la difteria.
Llegando el invierno de 1908 Arthur, el hijo menor de Thomas, presentó el mismo cuadro que sus hermanastras. Como tenía ya 14 años y era un chico bastante robusto, su padecimiento se alargó hasta el 6 de Octubre, exactamente un año después que la pequeña Olive. Sorprendido por esta repentina muerte, el doctor Cuthbert pidió permiso para realizar una autopsia a las autoridades, cosa que le otorgaron. Martha pidió expresamente estar presente en ese momento, y permaneció en la sala de autopsias con una tranquilidad que fue calificada de “pasmosa”. Sin embargo, ni el doctor Cuthbert ni sus colegas hallaron nada que incriminase a Martha. Nuevamente, se achacó la muerte a la difteria.
En Abril de 1909 el hijo mediano de Thomas, George, comenzó a quejarse de dolores en la garganta. Voluntariosa, Martha le ofreció el “jarabe”. George, que hacía tiempo que sospechaba que sus hermanos no habían muerto por causas naturales, se dio la vuelta y se escapó corriendo a casa de su madre. Los vecinos empezaron a extrañarse de que el chaval no saliese de casa, pero Thomas ignoraba donde estaba. Tras no obtener ninguna respuesta de Thomas, decidieron denunciar la desaparición de George a la policía. El encargado de la investigación fue Henry Mann, un inspector que además había tenido sus mas y sus menos con Martha. Comenzó de inmediato a tomar declaración a los vecinos y notó que muchos hacían referencia a los continuos dolores de garganta de los niños. Incluso se repetían los comentarios de que tenían la garganta siempre colorada y a menudo hinchada mientras su “madre” los miraba con gesto indiferente. Finalmente, Henry consiguió localizar a George, quien de inmediato le dijo que se había fugado porque Martha había envenenado a sus hermanos con “sales de frutas” y que había intentado hacer lo mismo con él.
Contrastando datos descubrió que Martha había comprado grandes cantidades sales coincidiendo con los períodos de “enfermedad” de los niños fallecidos. Así pues, solicitó al juez permiso para exhumar los cadáveres y hacerles una nueva autopsia. El dia 3 de Julio de 1909 se procedió al levantamiento de los cadáveres y a la autopsia. En los tres cuerpos se encontraron restos de ácido clorhídrico en la zona de la garganta. Se ignora cómo Martha fue capaz de obtener ese ácido a partir de las sales de frutas, si es que no lo había comprado, pero lo cierto es que los tejidos de los tres cadáveres contenían dichos restos.
Inmediatamente se procedió a la detención del “matrimonio” y fueron sometidos a juicio de inmediato. Thomas fue exculpado, pero Martha fue condenada a muerte al segundo día de juicio.
El 6 de Octubre de 1909, Martha Rendell se convirtió en la última mujer en ser ajusticiada en la horca en Australia Occidental. Sus restos se encuentran debajo de la lápida de Eric Edgar Cooke, el último hombre en ser sometido a la horca en ese lugar más de medio siglo más tarde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s