El monstruo de Montmartre

Thierry Paulin nació el 28 de Noviembre de 1963 en la isla de Martinica. Poco después de su nacimiento su padre abandonó a la familia y se marchó a su Francia natal. Su madre era muy joven y envió al pequeño Thierry a vivir con su abuela. Su abuela tenía un restaurante que le dejaba muy poco tiempo libre, y apenas podía encargarse del niño.

Thierry Paulin

Creciendo a su aire, se convirtió en un chaval bastante problemático, constantemente metido en peleas y cometiendo varios delitos menores, como atracos en supermercados. En 1973 su madre vuelve a casarse, con lo que Thierry se translada a la casa materna otra vez. Sin embargo, la relación con su padrastro era bastante mala, y éste resolvió enviarlo junto a su padre biológico. Ya en Francia, el joven intentó integrarse en la familia de un completo desconocido para él aunque no lo consiguió. Comenzó entonces a vagabundear y a robar para sobrevivir. En París se integró en la comunidad homosexual, y comenzó a participar en espectáculos de travestismo. Llegó incluso a invitar a su madre a las actuaciones, pero ésta acudió la primera vez y se marchó horrorizada. Thierry ganaba un buen sueldo con esto, pero no le llegaba para seguir el tren de vida lujoso que le gustaba, por lo que volvió a atracar y también a vender cocaína.
El 5 de Octubre del año 1984 Thierry y su novio entraron en la casa de una mujer de 91 años fue salvajemente golpeada; sin embrago, debido a la brutalidad de la agresión, se quedó tan sumamente traumatizada que fue incapaz de describir al agresor o agresores. Ese mismo día otra mujer de 83 años fue asaltada del mismo modo en una casa cercana. Esta última murió a consecuencia de los golpes recibidos. A estas dos víctimos siguieron otras seis en un período de cinco semanas.
En aquellas fechas, Thierry llevaba una vida fuera de lo común ya que se trataba de un joven sin trabajo (había perdido el del local en el que trabajaba debido a sus reiteradas faltas de asistencia) que iba a diario a comer a restaurantes de lujo con su novio. Tras estos acontecimientos incluso decidió irse a Toulouse con su padre, pero éste no le dejó entrar con su pareja.
Siguió llevando una vida desordenada hasta que el dinero procedente de estos atracos y de la venta de drogas se acabó, con lo que a finales de 1985 volvió a matar. Entre 20 de Diciembre de ese año y el 15 de Junio de 1986, otras ocho mujeres fueron asesinadas del mismo modo. Incluso aparecieron las mismas huellas que en los asesinatos de 1984, pero en aquella época la policía tenía que compararlas en persona debido a que no había la tecnología informática de hoy en día, y esas labores llevaban mucho tiempo, demasiado. A finales de 1986, Thierry atacó con un bate de béisbol a su distribuidor de drogas, lo que lo llevó a pasar una temporada en la cárcel. Después de pasar un año en la prisión de Fresnes, Thierry salió siendo conocedor de que era portador del virus del SIDA. Sintiéndose condenado a muerte, empezó a organizar fiestas a todo lujo, sin reparar en gastos. Estas fietas (auténticas orgías según testigos) las pagaba con tarjetas de crédito procedentes de sus anteriores crímenes, aunque también éstas se agotaron. Falto de dinero una vez más, el 25 de Noviembre de 1987 mató a Rachel Cohen, una anciana de 87 años, antes de agredir a Berte Finalteri, a quien estranguló dejándola por muerta. El día 27 asesinó a otra mujer.
El mismo día que Thierry celebraba su cumpleaños número 24, la señora Berte se recuperó tras tres días en el hospital y dio una descripción sumamente detallada de Thierry Paulin. El 1 de Diciembre fue arrestado mientras paseaba por la calle. Una vez en comisaría confesó ser el autor de 18 asesinatos (las autoridades sospechan que fueron al menos 21) y la colaboración de su novio, Jean-Thierry Maturin. Fueron enviados a prisión a la espera de su juicio. A Jean-Thierry lo condenaron a cadena perpetua con un cumplimiento mínimo de 18 años por su colaboración en el primer atraco y en los primeros ocho asesinatos. Salió en libertad en enero de 2009. A Thierry Paulin jamás lo juzgaron; en el año 1988 comenzó a sucumbir a los efectos del SIDA, y finalmente murió en el módulo hospitalario de la prisión de Fresnes el 16 de Abril de 1989, aquejado de tuberculosis y meningitis, y en un estado de parálisis casi total.

3 comentarios el “El monstruo de Montmartre

  1. Hexo dice:

    Estas historias son muy interesantes, Jurliki.

    El otro día, un amigo mio que está estudiando cine me pidió que le diera ideas sobre cómo podría ser la mente de un asesino, porque necesitaba escribir el guión de una película en la que aparecía uno. Y yo le recomendé tu sitio para que sacara ideas, porque aquí la realidad supera toda ficción.

    Saludos.

  2. jurliki dice:

    Y si no se hace una idea, dile que se ponga en contacto conmigo (jurliki@yahoo.es) que le respondo como buenamente pueda 😛

  3. Francisco Paulín dice:

    Pasa hasta en las mejores familias…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s