El caníbal de Ziebice

Karl Denke nació el 12 de Agosto de 1870 en Silesia (actualmente es parte de Polonia). Provenía de una familia de ricos granjeros, aunque era un chaval bastante problemático. Se escapaba de casa constantemente desde que cumplió 12 años. A pesar de su comportamiento antisocial, consiguió acabar los estudios, y cuando contaba 25 años de edad comenzó a trabajar como jardinero.

Karl Denke

En esa época murió su padre, y su hermano heredó la propiedad. No obstante, con el dinero que recibió en herencia, le compró parte de los terrenos y empezó a cultivar sus tierras. Poco tiempo después, diciéndose que la agricultura no estaba hecha para él, optó por vender sus tierras e irse a la ciudad de Ziebice. Allí compró una casa y comenzó a trabajar como carnicero, vendiendo conservas en el mercado local. Era un hombre bastante querido ya que era sumamente amable con la gente, e incluso tocaba el órgano en la iglesia. También era muy conocido por dar limosnas a los medigos, y ayudar a la gente a encontrar trabajo en una época bastante difícil. Con el transcurrir del tiempo, y debido a la crudeza de aquellos tiempos, se vió abocado a la ruina. Se vió obligado a vender su casa y a vivir de alquiler en una habitación de la misma; todo lo que le quedaba era su puesto en el mercado.
El 21 de Diciembre de 1924 un vecino escuchó unos gritos desesperados en la habitación que Karl ocupaba y decidió mirar a ver qué ocurría. Se encontró con un joven que sangraba profusamente por una herida que tenía en la cabeza. Lo acompañó al hospital y luego avisó a la policía. Aquel joven dijo que Karl lo había agredido con un hacha. En un principio dudaron que un hombre tan amable pudiese hacer algo así, pero ya que el joven insistía decidieron ir a donde vivía el señor Denke a investigar. Al llegar allí, se encontraron con numerosos trozos de carne enlatados o siendo procesados para su posterior enlataje; la carne era humana.
Detuvieron al Karl según llegó, y lo condujeron hasta el calabozo. Aquella noche, un policía que hacía la ronda entre los detenidos se encontró el cuerpo sin vida de Karl; se había suicidado con su pañuelo. En la postrior investigación se identificaron los restos procedentes de veinte seres humanos. Era la carne que vendía Karl, quien incluso tenía fama por la excelsa calidad de sus salchichas. Los expertos creen que a lo largo de su trayectoria como carnicero pudo matar a unas 40 personas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s