El gorila asesino

Earle Leonard Nelson nació en San Francisco el 12 de Mayo de 1897.
Sus padres murieron cuando él aún no tenía dos años por un brote de sífilis. Cuando tenía diez años, en un paseo en bicicleta

Earle Nelson

chocó contra un tranvía, accidente tras el cual perdió el conocimiento durante seis días. Cuando se recuperó, su comportamiento comenzó a ser extraño, y sufría pérdidas de memoria y frecuentes dolores de cabeza.
De joven, Earle resultó ser un soñador que se masturbaba compulsivamente. En 1915 fue condenado a dos años de prisión por introducirse en una casa que creía abandonada. También fue internado en una institución mental tras varios episodios extraños protagonizados por el durante una breve estancia en la marina de su país. En 1921 intentó violar a una niña de 12 años, pero ésta grito y atrajo la atención de varios vecinos. Fue internado otra vez en el hospital mental. Tras varias fugas y capturas fue finalmente dado de alta en el año 1925.
El 20 de Febrero de 1926 mató a su primera víctima, y tan sólo dos semanas más tarde acabaría con la vida de otra persona.
La mayoría de las víctimas que siguieron a estas se trataban fundamentalmente de señoras de cierta edad que alquilaban habitaciones. Earle iba a la casa a interesarse por la habitación e intentaba entablar conversaciones generalmente de temas religiosos. Aquello le servía para ganarse la confianza de las víctimas, a las que luego estrangulaba para finalmente practicar la necrofilia. Cuando acababa, solía apartar el cuerpo de sí y se marchaba tranquilamente.
Por su forma de escapar inmediatamente, y por emplear numerosos nombres falsos, la policía estaba desconcertada ya que la idea de un asesino en serie era relativamente nueva en aquellos tiempos.
Cuatro días después de un asesinato, el 6 de Marzo de 1926, un emigrante austríaco llamado Joe Kesesek fue detenido por “actuar de forma extraña” y llevar ropas parecidas a las de asesino; Joe era un alcohólico y estaba borracho cuando lo detuvieron. A Stephen Nisbet lo metiron dos días en la cárcel después de que hubiesen asesinado a su esposa.
Earle fue detenido dos veces en Canadá, país al que huyó después de sembrar de cadáveres San Francisco, San José, Portland y Oregón. La primera vez ocurrió en Manitoba, el 15 de Junio de 1927, tras el asesinato de una joven de 14 años que fue encontrada en avanzado de descomposición bajo la cama que Earle tenía alquilada. También se le acusó del asesinato de Emily Paterson, cuyo cadáver fue encontrado por su propio marido debajo de la cama. A pesar de ser encarcelado, esa misma tarde logró escaparse, pero cometió un error que permitiría su detención. Se subió al mismo tren en el que viajaban unos cuantos policías de Winnipeg, donde fue reconocido y arrestado nuevamente.
Su juicio empezó el 1 de Noviembre de 1927. Su abogado intentó alegar que tenía un estado mental muy desordenado, y que tras aquel accidente que había tenido de pequeño su percepción de la realidad estaba alterada. Sin embargo, lo declararon apto para el juicio. Al cabo de unas sesiones, Earle comenzó a confesar crímenes; no sólo era el responsable de as dos muertes que le achacaban, si no que aquellas dos habían sido las últimas. Confesó haber matado a 5 ciudadanas canadienses en tan sólo diez días. También confesó otros 17 asesinatos en territorio estadounidense. Se le juzgó por las muertes en Canadá, fue hallado culpable y fue condenado a muerte.
Finalmente, Earle Leonard Nelson fue ahorcado en la prisión de Vaughan Street, en Winnipeg, el 13 de Enero de 1928.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s