Edmund Kemper

Edmund Emil Kemper III nació el 18 de Diciembre de 1948 en Burbank, una ciudad de California. Era un niño bastante peculiar, pues tenía un alto índice de crecimiento (llegó hasta los 2’05 metros de estatura), estaba dotado de una inteligencia bastante superior a la media (se dice que su C.I. era de 136), y tenía unos gustos un tanto anómalos, ya que le encantaba torturar y matar animales. También disfrutaba recreando escenas sexuales con las muñecas de su hermana.

Edmund Emil Kemper III

Parece ser que en una ocasión les dijo a sus compañeros en el colegio que para darle un beso a la profesora (quien aparentemente le atraía), antes debería matarla.
Se sabe que su madre era una persona represiva, y que a menudo lo hacía dormir encerrado en el garaje por temor a que abusara de sus hermanas. Su abuela era una conocida escritora de libros infantiles, a quien el 27 de Agosto de 1964 descerrajó cuatro tiros por la espalda. Se atrincheró en la casa y, cuando llegó su abuelo de hacer unas compras, también disparó contra él. Cuando le detuvieron, dijo que había matado a su abuela para ver que se sentía, y que a su abuelo lo había matado porque tenía miedo a su reacción cuando viese lo que había hecho.
Como contaba con 15 años cuando protagonizó estos hechos, el juez creyó conveniente encerrarlo en un hospital psiquiátrico en vez de enviarlo a un reformatorio y luego a la cárcel. En el Hospital Estatal de Atascadero, llevó una vida bastante cómoda, ya que su inteligencia y, sobre todo, su carisma, le llevaron a trabar amistad con los médicos, hasta el punto de que llegó a convertirse en el asistente de éstos cuando hacían sus rondas. Su comportamiento, que era tildado de “excelente”, le granjeó la posibilidad de salir bajo tutelaje de su madre y controles periódicos en la institución.
Una vez libre, comenzó a trabajar en empresas del ramo de la construcción ya que su elevada talla y su enorme fuerza le capacitaban especialmente para determinadas actividades.
A pesar de que ya habían pasado varios añós de su salida del hospital, y de que aparentemente estaba reinsertado socialmente, entre Mayo de 1972 y Febrero de 1973, violó y mató a seis jóvenes.
El 7 de Mayo de 1972, Edmund estaba dando vueltas con su coche al campus universitario de Santa Cruz cuando observó a Mary Anne Pesce y a Anita Luchessa, dos jóvenes estudiantes que hacían autoestop para ir hasta la universidad de Standford. El las recogió y tras una hora de viaje, se dirigió con una vaga excusa hasta un camino poco transitado, las ató y las apuñaló hasta matarlas. Después se llevo los cadáveres a casa, donde abusó sexualmente de ellos varias veces, y luego los desmembró, tirando los restos en varios riachuelos.
El 14 de Septiembre de ese mismo año la joven de origen japonés Aiko Koo estaba cansada de esperar el autobús, con lo que se puso a hacer autoestop para ir a casa. La recogió Edmund. Poco tiepo después apartó el coche de la vía principal y estranguló a la joven. Nuevamente, se llevó el cadáver a la casa que compartía con su madre, donde violó y desmembró el cuerpo. La cabeza la enterró en el jardín de su madre, y el resto del cuerpo lo enterró en el patio trasero.
El 7 de Enero de 1973 recogió a otra autoestopista; se trataba de la joven Cindy Schall. La llevó a una zona boscoa y allí le disparó en la cabeza, matándola en el acto. Se llevó el cadáver a casa y lo desmembró en la bañera. Posteriormente tiró los restos por un barranco.
Un mes más tarde, el 5 de Febrero, salió enfadado de casa tras una larga discusión con su madre y se fue a dar una vuelta con el coche para tranquilizarse. Sin embargo, en el camino se encontró con dos autoestopistas, Rosalind Thorpe y Allison Liu. Ellas subieron al coche y, tras un largo recorrido, Ed les disparó. Envlovió los cadáveres en mantas y los dejó en el asiento trasero del coche. Volvió a su casa y, mientras su madre se encontraba en el jardín, él mantuvo relaciones sexuales con ambos cuerpos. Posteriormente los desmembró, los introdujo en bolsas y acabó tirándolos por un acantilado.
El 21 de Abril de 1973, Ed entró en la habitación en la que dormía su madre y le golpeó brutalmente la cabeza con un martillo, matándola en el acto. Posteriormente, la decapitó y empleó su cabeza con fines sexuales antes de entretenerse tirándole dardos. No contento con esto, llamó a la mejor amiga de su madre, Sally Hallett, y la invitó a ir a su casa con la excusa de tomarse una café con su madre y con él. Una vez que la mujer llegó a casa, Kemper la estranguló y luedo abandonó la casa.
Se encontraba conduciendo su coche y, como quiera que en la radio no oía nada sobre los crímenes, determinó llamar a la policía y entregarse.
En el juicio alegó locura transitoria, pero le fue denegado ese atenuante. Lo encontraron culpable de ocho asesinatos, y entonces Ed pidió que le concediesen la pena de muerte. Sin embargo, en ese momento se hallaba suspendida, con lo que fue sentenciado a cadena perpetua.
Actualmente, se encuentra en la prisión Estatal de Vacaville, en California.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s