Los hermanos Harpe

A finales de siglo XVIII los habitantes de los estados de Tennessee, Illinois y Kentucky vivieron aterrorizados por dos hombres que decían ser hermanos: Micajah y Wiley Harpe. Estos dos hombres están considerados los primeros asesinos en serie documentados en los Estados Unidos. Se desconoce realmente el origen de ambos, puesto que no hay ningún registro en Estados Unidos (donde vivieron) ni en Escocia (de donde se cree que pudieron haber llegado) que acredite un lugar concreto. También existe controversia sobre si realmente eran hermanos, eran primos o simplemente dos amigos. Se cree que Micajah nació en torno a 1768, y que Wiley llegó al mundo dos años más tarde, sobre 1770. Cuando se comienza a saber sobre ellos es a partir de la Guerra de la Independencia, y se sabe que se pusieron del lado inglés. Según avanzaba la guerra, y viendo que la cosa se ponía muy mal, optaron por desertar. Tras la deserción, vivieron un par de años con una banda de forajidos indios, de las tribus Creek y Cherokee, quienes atacaban tanto al ejército de los blancos como a las tropas indias. Es en esa época donde empiezan a labrar un carácter excesivamente violento, sin importarles nada ni nadie salvo ellos. Cansados de las luchas con los indios, se echaron al camino nuevamente, aprovechando Micajah para raptar a dos mujeres (Maria Davidson y Susan Wood) y convertirlas en sus esposas. No consta ningún dopcumento legal sobre esto, sin embargo sí consta que Wiley contrajo matrimonio con una mujer llamada Sarah Rice. Se sabe además que tuvieron numerosa descendencia (el famoso policía y Sheriff norteamericano Wyatt Earp es descendiente de ellos), aunque también se especula que los cuatro primeros hijos que tuvieron las dos parejas fueron vilmente asesinados por ellos.
Vivían todos en una cabaña, y subsistían con los frutos de los numerosos atracos que efectuaban. Pero lo que más aterrorizaba a la gente es que mataban antes de robar. Posteriormente se transladaron a Kentucky, donde seguirían con sus salvajadas, atracando, violando y matando cada vez que tenían ocasión. Hasta que el gobernador se hartó de la situación y ofreció 300 dólares -una gran suma en la época- a quien los entragara; daba igual vivos o muertos.
En Agosto de 1799, los forajidos se hallaban descansando cuando un pelotón de hombres armados los descubrió. Echaron a correr,  Wiley consiguió huir, aunque Micajah Harpe recibió un disparo en la espalda. Cuando sus perseguidores lo alcanzaron, inmediatamente le cortaron la cabeza con su propio machete y la clavaron en una horquilla. Ese lugar recibió el nombre de “Harpehead” -Cabeza de Harpe- durante muchos años; hoy en día es Dixon.
Wiley consiguió eludir a la justicia durante cuatro años, hasta que finalmente fue capturado a finales de 1803. En 1804, en Enero, fue juzgado, declarado culpable de asesinato y colgado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s