Robert Garrow

Robert Garrow nació en un pueblo cercano a Nueva York el 4 de Marzo de 1936, en una familia pobre. Robert dijo que sus padres eran gente muy estricta que a menudo le castigaban, e incluso le agredían físicamente. Robert acabó en una ocasión en el reformatorio por agredir a su padre con un ladrillo.

Robert Garrow

En su pubertad, se dice que abusaba sexualmente de los animales de la granja, e incluso que empleaba las máquinas de ordeño con fines masturbatorios. Posteriormente se alistaría en el Ejército (en la Fuerza Aérea de EEUU), donde un año más tarde sería detenido por la Policía Militar por haber sustraído dinero en la oficina de un oficial. Fue condenado a seis meses en una prisión militar de Florida. Al poco de llegar, intentó escaparse, pero fue apresado y enviado a cumplir un año más en Georgia.
En 1957, Robert volvió a Nueva York, donde se casó y tuvo dos hijos.
En el año 1961, Robert fue condenado por violación en Albany. Tras ocho años en prisión cumplió su condena y salió en libertad.
Sólo su esposa conocía la violenta pesadilla de su marido y su insaciable necesidad de sexo.
El 20 de Julio de 1973, se encontró el cadáver de Daniel Porter, quien había sido encontrado acuchillado y atado a un árbol, en un bosque cerca de Wells. Porter había acampando con su novia, Susan Petz, quien se encontraba desaparecida en aquellos momentos.
El 29 de julio de 1973, Nick Fiorello, Philip Domblewski, David Freeman y su novia, Carol Ann Malinowski, estaban acampando en un bosque ubicado entre las comunidades de Wells y Speculator. Nick y Phil se levantaron temprano y condujeron hasta Wells para conseguir alimentos. Mientras estaban en el pueblo, Robert Garrow condujo hasta el camping y aparcó escondiendo el vehículo. Silenciosamente caminó hasta llegar a una de las tiendas y la abrió. En el interior, David y Carol Ann se estaban vistiendo. David, sorprendido, sólo pudo susurrar:

“¿Qué es lo que quiere?”

Robert respondió que necesitaba gasolina y ordenó a la joven pareja que se vistiera. Sus órdenes fueron persuasivas, y la pareja asustada le hizo caso, pues Robert llevaba un rifle de caza. Mientras David y Carol Ann salían de la tienda, vieron a Phil y Nick pasando con el coche, ya que estaban de regreso. Phil pidió exigió explicaciones sobre lo que estaba sucediendo, y Robert respondió que necesitaba gasolina.
David y Carol Ann, más conscientes del peligro, aseguraron a Phil que sería mejor que hiciera lo que le pedían. Robert Garrow amenazó a los jóvenes con su rifle y los obligó a adentrarse en el bosque.
Con un rollo de cuerda que llevaba consigo ató a David y a Nick en un árbol. A Phil y Carol se los llevó más lejos, obligó a Carol Ann a atar a Phil y luego, llevándola más lejos la ató también a ella y se fue a revisar a los otros.
Robert fue hasta donde se encontraba Phil, quien había sido el más amistoso del grupo, y se desató la tormenta. Robert, calmada y metódicamente, apuñaló al joven en el pecho hasta que el cuerpo, ya sin vida, cayó contra las cuerdas que le sujetaban al árbol. Carol escuchó los gritos de Phil. Los nervios y el miedo la hicieron sudar bastante, por lo que sus muñecas se pusieron tan resbaladizas que pudo liberarse de las cuerdas. Silenciosamente, caminó hacia donde estaba Phil, llegó justo en el momento en que Robert recogía su rifle y desaparecía en el bosque. Mientras tanto Nick se las había ingeniado para liberarse y correr hasta su coche para ir a buscar ayuda.
David, liberado por Nick, fue en busca de los otros y tuvo la mala suerte de tropezarse en el camino con Garrow, quien le obligó a ir en busca de Nick, que había escapado. Pasó el tiempo. El hombre y el jóven anduvieron en amplios círculos por el bosque. Mientras tanto, Nick regresó acompañado de varios policías.
Cuando David escuchó a su amigo, se apartó de Robert, quién salió corriendo y se adentró en el bosque. La policía encontró a Philip, aún atado al árbol. Carol Ann se encontraba de rodillas, llorando ante el cuerpo de su amigo. Cuando la policía ya lo tenía acorralado, Robert Garrow logró huir hacia la carretera y se escapó en su vehículo.
Rápidamente los tres jóvenes rescatados identificaron la foto de Robert Garrow de entre las que les fueron enseñadas por la policía.
La orden de captura estaba en marcha. Había cierta urgencia.
Dos días después, Robert Garrow fue arrestado. Había cometido el error de intentar comunicarse con su hermana en Witherbee, y lo encontraron en los bosques cercanos a la casa de su hermana, donde se produjo un tiroteo en el que Robert recibió varios balazos.
Robert estaba seriamente herido en la espalda, brazos y piernas, pero se recuperó tras una operación en la cual le extrajeron las balas.
Tras la acusación por asesinato, Robert pidió ser defendido por el abogado Frank Armani, quién lo había defendido en su caso anterior y era su abogado habitual.
Como Robert no tenía dinero y expresó su preferencia, el juzgado no tuvo más remedio que confiar la defensa a Armani como su abogado.
Tras la confesión de su cliente, en la que le dejó en claro que había asesinado intencionalmente a Philip Domblewski, Frank Armani llegó a la conclusión de que una defensa basada en la locura sería su única esperanza para que cumpliera su condena en un hospital en vez de en la cárcel. Durante el interrogatorio, Robert le confesó a Armani que había matado a Daniel Porter y violado y asesinado a Susan Petz, y también que había violado y asesinado a Alicia Hauck, aunque ninguno de los cuerpos había sido hallado hasta el momento.
Esta información puso al abogado en una situación bastante delicada, pues la confidencialidad entre abogado y cliente es un punto fundamental del proceso de defensa. Si Armani revelaba la confesión del asesino, rompería esta confidencialidad, y esta acción lo podría llevar a la exclusión del colegio de abogados. Armani, aún así, tenía que verificar las declaraciones de su cliente.
Siguiendo instrucciones de Robert, encontró y fotografió el cadáver de Susan Petz, que estaba escondido y abandonado en una mina.
Un colega, el abogado Francis Belge, buscó, encontró e hizo fotos del cuerpo de Alicia Hauck, que había quedado enterrada en un cementerio.
Los dos abogados, leales al código de conducta profesional, no contaron nada acerca de sus terribles hallazgos. Mientras tanto, Armani se preparaba para defender a su cliente del único cargo imputado: el asesinato de Philip Domblewski.
Meses más tarde, en diciembre de 1973, un estudiante de la Universidad de Siracusa encontró con el cuerpo de Alicia Hauck en el cementerio de Oakwood.
Dos semanas después, niños de una escuela encontraron el pie de Susan Petz asomando por los escombros de la mina abandonada.
Robert Garrow era un sospechoso importante de ambos asesinatos, también lo era del de Daniel Porter.
En mayo de 1974, se llevó a cabo el juicio por el asesinato de Philip Domblewski. El público congregado en la zona odiaba a Garrow, por lo que tuvo que ponerse vigilancia especial las 24 horas del día para protegerlo de las posibles agresiones.
Durante el juicio, Robert Garrow admitió el asesinato de Daniel Porter, Susan Petz, Alicia Hauck y Philip Domblewski.
Tras esta confesión, Francis Belge, declaró que ellos también sabían lo de los asesinatos y sus detalles, pero que la confidencialidad entre ellos y su cliente les había obligado a guardar silencio.
Ahora que Garrow había confesado, se sentían liberados de tal obligación.
La noticia del silencio de los dos abogados circuló a través de toda la comunidad legal estadounidense.Guiados por la emoción del momento, sus colegas condenaron a los dos hombres.
Robert Garrow fue declarado culpable de asesinato y sentenciado a 25 años de prisión.
Se presentaron cargos en contra Armani y Belge, pero tiempo después fueron absueltos por el gran jurado del Condado de Onondaga y por La Asociación Americana de Abogados.
Robert Garrow, que se encontraba en silla de ruedas por los resultados de sus heridas, fue encerrado en la prisión Donnemora.
Cuatro años más tarde, lo transfirieron a las instalaciones del correcional de Fishkill.
En la cárcel, Robert ejercitó sus piernas hasta que logró volver a caminar. Durante la noche del 8 de septiembre de 1978, se subió a su silla de ruedas (que misteriosamente aún conservaba pudiendo andar) y escaló las verjas de alambre de púas que cercaban la cárcel, y quedó en libertad (*).
Inmediatamente se dieron cuenta de su desaparición y se llevó a cabo una búsqueda intensísima (según fuentes policiales).
Tres días más tarde, en los bosques que rodeaban la institución, el funcionario Dominic Arena encontró a Garrow, quien le apuntó y disparó con una pistola que le había pasado uno de sus hijos en una visita.
Arena cayó herido, pero los funcionarios que lo acompañaban dispararon contra el criminal quien cayó muerto en el suelo, terminando así con su historial de fugas, crímenes y violaciones el 11 de Septiembre de 1978.

(*) A día de hoy existen muchas sospechas sobre este intento de fuga. Algunos investigadores creen que fue asesinado en la prisión y luego su cuerpo fue llevado al bosque, ya que no existen pruebas de que Dominic Arena fuese herido por ninguna bala y los informes de los hechos son, como mínimo, incoherentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s