El curandero asesino

El 2 de Mayo de 1997, la policía arrestó a un médico-brujo indonesio llamado Ahmad Suradji cuando descubrieron tres cuerpos enterrados en una plantación de caña de azúcar cerca de su casa en las afueras de Medan, la capital de Sumatra del Norte.

Ahmad Suradji, curandero y asesino

Ahmad Suradji, curandero y asesino

Ahmad Suradji, también conocido como Nasib Kelewang o Datuk Maringgi, inicialmente confesó haber matado a dieciséis mujeres en un periodo de cinco años. Una búsqueda posterior en la casa de Suradji reveló ropas pertenecientes a veinticinco mujeres desaparecidas. Tras ser interrogado nuevamente, el criador de gatos incrementó su conteo a cuarenta y dos, en un periodo de once años. Las tres esposas de Ahmad (las tres eran hermanas) fueron también arrestadas por ayudarlo a cometer los asesinatos y a esconder los cuerpos. La mayor de las tres esposas, Tumini, fue enjuiciada como cómplice de dichos crímenes mientras que las otras dos fueron puestas en libertad.
El brujo era reverenciado por los habitantes locales, quienes creían que tenía poderes paranormales y frecuentemente lo buscaban para obtener consejos médicos y espirituales. Muchas mujeres lo contrataban para que lanzara hechizos que aseguraran la fidelidad de sus esposos y novios. Los vecinos dijeron que muchas mujeres buscaban la ayuda del brujo creyendo que las haría ricas, más saludables y sexualmente más atractivas para los hombres. La policía creía que las víctimas (cuyas edades oscilaban entre los once y los treinta años) se avergonzaban de decirles a sus familiares que iban a consultar al brujo y, por lo tanto, sus desapariciones no fueron relacionadas con él. Una buena cantidad de sus víctimas eran prostitutas.
Después de cobrarles entre 200 y 400 dólares, llevaba a las mujeres a la plantación de caña de azúcar cercana y las enterraba hasta la cintura como parte de un ritual. Una vez inmovilizadas, las estrangulaba con un cable eléctrico y bebía su saliva, las despojaba de sus ropas y las volvía a enterrar con las cabezas apuntando hacia su casa con la intención de incrementar sus poderes mágicos. Suradji dijo a la policía que nueve años atrás tuvo un sueño en el cual el fantasma de su padre le dijo que matara a setenta mujeres, que bebiera su saliva para que así pudiera convertirse en un “dukan“, o curador místico.
El brujo era muy respetado en la región, los vecinos declararon que frecuentemente ayudaba a los habitantes enfermos y que siempre contribuía a las obras de caridad. La policía instó a los habitantes de la zona a que denunciaran cualquier desaparición a las autoridades. Más de ochenta familias informaron sobre alguna mujer desaparecida, lo que hizo pensar a las autoridades que Suradji pudo haber matado a más de cuarenta y dos mujeres. Desagraciadamente, es prácticamente imposible averiguarlo.
Durante el juicio, tanto Suradji como Tumini negaron los asesinatos, diciendo que habían confesado porque fueron incapaces de soportar la tortura a que los sometieron los interrogadores. El 27 de Abril de 1998, el tribunal superior de Indonesia en el Norte de Sumatra encontró al brujo y a su esposa culpables de los asesinatos y fueron sentenciados a morir fusilados, sentencia que sería cumplida el 10 de Julio de 2008, diez años más tarde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s