Los maníacos de Dnepropetrovsk

Se conoce como los “Maníacos de Dnepropetrovsk” a Viktor Sayenko e Igor Suprunyuck dos chicos ucranianos de diecinueve años que entre el 25 de Junio y el 16 de Julio de 2007 asesinaron a veintiuna personas. Algunas de las víctimas serían filmadas por Alexander Hanzha mientras eran torturadas y asesinadas.

Suprunyuck, Hanza y Sayenko

La noche del 25 de Junio, Ekaterina Ilchenko volvía de casa de una amiga cuando se cruzó con Sayenko y Suprunyuck. Según la confesión del primero, en ese momento Suprunyuck tenía en su poder un martillo, y cuando la chica pasó a su lado, la golpeó sin mediar palabra. El cuerpo de Ekaterina fue encontrado por su propia madre cuando ésta se dirigía a trabajar.
Una hora más tarde, ambos jóvenes atacaron a Roman Tatarevich, que se encontraba durmiendo en un banco en las cercanías de donde habían asesinado a Ekaterina. La cabeza de Tatarevich fue golpeada en repetidas ocasiones con objetos contundentes, hasta el punto de dejarlo totalmente irreconocible.
El 1 de Julio se descubrieron los cadáveres de Evgeniya Grischenko y de Nicolai Serchuk en la cercan ciudad de Novomoskovsk.
La noche del 6 de Julio, se hallaron tres nuevos cadáveres en Dnepropetrovsk. El primero fue el de Egor Nechvoloda, quien fue atacado mientras volvía a casa tras una noche de juerga. En esta ocasión, también su madre halló los restos al lado del apartamento en el que vivían. Elena Sharm, una vigilante nocturna de 28 años fue asesinada posteriormente. Según la grabación de la confesión de Sayenko, Elena se dirigió a ellos, Suprunyuck la golpeó en la cara con un martillo que llevaba escondido bajo la camisa, y siguió golpeándola una vez que ésta se hallaba ya en el suelo. En aquellos momentos, Elena llevaba una bolsa con ropa. Los jóvenes abrieron la bolsa, utilizaron la ropa para limpiar el martillo de sangre, y luego lo tiraron todo. Esa misma noche, asesinaron también a Valentina Hanzha (quien, a pesar de la coincidencia del apellido, no guardaba ningún tipo de relación con Alexander Hanzha).
El día siguiente, dos jóvenes de catorce años del cercano pueblo de Podgorodnoye, fueron atacados por los dos asesinos. Uno de ellos, Andrei Sidyuck, fue asesinado, mientras que su amigo Vadim Liakhov consiguió escapar.
El 12 de Julio, Sergei Yatzenko desapareció mientras estaba dando una vuelta en su motocicleta. El dia 16 aparecería su cadáver salvajemente golpeado. A ésta le siguieron otras doce muertes más.
El 14 de Julio, Natalia Mamarchuk iba en su scooter cuando, al pasar por una zona boscosa, dos jóvenes saltaron sobre ella y la derribaron. Acto seguido, comenzaron a golpearla hasta que se dejó de mover. Una vez la mataron, saltaron los dos al vhículo y se fueron del lugar. Esta agresión había sido vista por unos excursionistas, quienes intentaron alcanzarlos en vano, y por dos niños que se encontraban muy cerca. Ellos fueron los que dieron una descripción positiva.
La víctimas eran seleccionadas al azar, algunas hubiesen sido incapaces de defenderse, otras no. Hubo niños, mujeres, ancianos, hombres jóvenes… Todos fueron asesinados con el mismo método, siendo golpeados con objetos contudentes inicialmente en la cabeza y posteriormente serían torturados y golpeados hasta la muerte, y en ocasiones grabados con la ayuda de Alexander Hanzha. Incluso, una de las víctimas era una mujer embarazada a quien etirparon el feto.
No había relación alguna entre los crímenes para la policía, al menos no hasta el ataque del 7 de Julio. Inicialmente, detuvieron a Vadim Liakhov como autor del asesinato, llegando a ser golpeado en comisaría para conseguir una confesión. Llegaron a tener a dos mil agentes siguiéndoles la pista, cuando, el día 23 de Julio, Suprunyuck intentó vender en una tienda de segunda mano uno de los teléfonos móviles que habían sustraído a una de las víctimas. Gracias a que lo encendió, s agentes consiguieron localizarlo, y posteriormente detenerlo junto a Sayenko en la misma tienda. Hanzha fue detenido en su casa, mientras intentaba deshacere de otros móviles y joyas sustraídas a las víctimas, tirándolas por el retrete.
Igor Suprunyuck y Viktor Sayenko fueron acusados de veintiún asesinatos, ocho robos a mano armada y maltrato animal. Hanzha fue acusado de encubrimiento, colaboración y robo a mano armada. Durante el juicio se emitieron las crudas imágenes de los asesinatos y torturas que tenían grabadas, así como el salvaje desmembramiento que hicieron a un gato.
Finalmente, Viktor Sayenko e Igor Suprunyuck fueron condenados a cadena perpetua, ya que en Ucrania está abolida la ena capital. Si no, hubiesen sido ajusticiados.
Aleksander Hanzha fue condenado a nueve años de prisión pr colaboración y encubrimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s