Andrei Chikatilo

Andrei Romanovich Chikatilo nació el 16 de Octubre de 1936 en Yablochnoye, un pueblo de Ucrania en la entonces Unión Soviética. La niñez de Chikatilo fue muy difícil dado que su padre había sido hecho prisionero de guerra durante la Segunda Guerra Mundial por lo que se había encargado su madre sola de sacar adelante lo que quedaba de la familia,

"Soy un error de la naturaleza"- afirmó Andrei en el juicio

"Soy un error de la naturaleza"- afirmó Andrei en el juicio

consistente en él y una hermana 7 años menor. En su infancia le tocó ver muy de cerca las escenas de la guerra, los resultados de constantes bombardeos alemanes dejaban una estela de heridos y cadáveres regados en algunas calles. Esos cuerpos asustaban al joven Chikatilo, y sin embargo, a la vez le provocaban sobresalto y curiosidad.
No esta confirmada la existencia de un hermano mayor de Andrei Chikatilo; sin embargo, para controlarlo cuano era pequeño, su madre le recordaba constantemente la historia de que su hermano había muerto de hambre y unos vecinos se lo habían comido. Debido al proyecto estalinista de colectivizar la actividad agrícola, mucha gente había sido trasladada y los efectos a medio plazo fueron la quiebra de pueblos enteros y la hambruna. A pesar de que era probable que la gente mas desesperada cometiera actos de canibalísmo, no se puede confirmar si tal suerte le tocó al hermano de Chikatilo. El niño lo pensaba dos veces antes de abandonar el patio de la casa donde vivían.
Una vez que fue detenido, Chikatilo declaró que de niño tenía una fantasía constante, que consistía en llevar el a soldados alemanes al bosque para ejecutarlos. Esa era una fantasía común, dada la desgraciada vida que la gente de entonces tenía que llevar por culpa de la guerra. Pero la niñez de Chikatilo fue muy similar a la de otros asesinos: soledad, aislamiento y falta de atención. Los demás niños se burlaban de su extraña forma de ser; así que ya desde niño comenzó a albergar fantasías en las que no faltaban violencia y tortura habia sus vecinos y conocidos. Su primera experiencia de tipo sexual fue entre los diez y los quince años, cuando un día se abalanzó contra una amiga de su hermana, ante el forcejeo de la muchacha para librarse de su abrazo, Chikatilo eyaculó. Esa asociación entre un acto de violencia y la eyaculación quedó fijamente plasmada en su mente, lo que posteriormente le llevaría a convertirse en el Carnicero de Rostov .
Se enroló en la armada para cumplir el servicio militar y al acabarlo quiso llevar una vida como la de cualquier otro. Llego a conquistar a una joven y hacerla su novia, pero llegado el momento no pudo realizar el coito y la muchacha se burló de él; incluso llegó a contarlo en el vecindario, lo que le consiguió un odio y un rencor enormes por parte de Andrei. Aquello era para arruinar la vida de cualquiera. Chikatilo fantaseaba encontrarse a solas con la susodicha y hacerla pedazos en castigo por esparcir la información acerca de su impotencia. A pesar de ello y gracias a los arreglos de su hermana, se casó en 1963 y tuvo una hija y un hijo. Ni falta hace imaginar que aquel matrimonio era la cosa más difícil y extraña de esta vida. Con una mujer muy al estilo de su madre, Chikatilo no hacía otra cosa que reforzar su apartado y enfermo mundo interior poblado de odio y violencia que aumentaba conforme transcurría el tiempo.
Completamente opuesto a su mundo interior, por fuera Chikatilo era un hombre de apacible y tímida apariencia. En su empleo como profesor de escuela, jamás podía hacer valer por completo su autoridad con los díscolos alumnos. Ahí nació y cultivó su atracción por las mujeres jovencitas. Ante las protestas de acoso las autoridades de la escuela hacían caso omiso. Nadie tuvo la precaución de ponerle en su sitio al pervertido Chikatilo que muy pronto llegaría al asesinato.
En 1978, como parte de su trabajo a Chikatilo lo envían a dar clases a un lugar llamado Shakhty. Mientras el resto de su familia se muda, le queda mucho tiempo libre, mismo que dedica a ver pasar a los jóvenes por la calle. Entonces comienza a fantasear con ellos. Consigue una habitación de alquiler en una calle oscura y apartada a donde lleva a la niña de nueve años Yelena Zakotnova. Incapaz de penetrarla utiliza su cuchillo como sustituto en el acto sexual. Chikatilo tenía la idea de que en los ojos de la víctima quedaba impresa la imagen de su asesino, por lo que a Yelena le tapó los ojos cuando la atacó a puñaladas y la estranguló. Después de su banquete de violencia sexual, se deshizo del cuerpo en un río cercano. En este caso hubo quienes lo señalaron como sospechoso. Testigos dijeron haberlo visto con la niña y a pesar de que en las puertas de la cabaña se hallaron ligeras huellas de sangre, un sujeto de nombre Alexsandr Kravchenko fue declarado culpable, condenado a muerte y ejecutado. Antes de la detención del carnicero de Rostov, muchos inocentes cayeron en manos de la ineficiente policía rusa que, con métodos y torturas propias de la época medieval, le sacaba confesiones a quien fuera.
La docencia infantil no fue el único empleo de Andrei Chikatilo, puesto que frecuentemente cambiada de empleo. Hasta en la planificada sociedad comunista de aquellos días, había cabida para sujetos como el asesino de esta historia que replicando el mismo patrón visto en criminales occidentales;  nunca se establecía, sino que iba errante de un lado a otro.  El medio de transporte más efectivo era el tren, y en las estaciones y luego en los autobuses, Chikatilo encontraba numerosas oportunidades de conocer víctimas.
A Chikatilo le enfurecía observar a los vagabundos de las estaciones de tren que se dirigían a los bosquecillos cercanos a tener relaciones sexuales entre ellos. Encuentros que el no podía llevar a cabo. Así planeó aprovechar la situación y en 1981 se fue al campo con una joven vagabunda que le pedía dinero. Cuando la atacó y observó la sangre manar de las heridas de navaja, eyaculó involuntariamente. Desde ese momento quedó claro que para alcanzar satisfacción sexual debía emplear el máximo salvajismo contra sus infortunadas víctimas. En esa ocasión extirpó los órganos sexuales de la chica y tras mordisquearlos, los tiró en el camino. Otras veces sacaba el útero y ahí depositaba semen.
No solo niñas y jovencitas corrían peligro, también a los niños varones les tocaba su parte de sufrir la furia asesina de Andrei Chikatilo. Con ellos fantaseaba ser una suerte de héroe que los capturaba para torturarlos. Según sus palabras, ellos sangraban igual de fácil que las mujeres. ¿Por qué les cortaba los genitales? Contestó que tal vez era una forma de manifestar su venganza contra la vida que le había tocado vivir. Era frecuente que masticara los testículos arrancados a los desafortunados chicos que caían en sus manos. Básicamente buscaba la satisfacción de ver la sangre, el llanto y la agonía de las víctimas. Poder probar la sangre, mordisquear o tragar pezones y demás le relajaban y le daban la sensación de poseer y ejercer un “poder animal…”
El modus operandi era muy simple. En las estaciones de trenes y en los autobuses abordaba a las víctimas. Mediante alguna artimaña se internaba con ellos en parajes solitarios, inclusive cerca de donde había gente. A las chicas vagabundas y/o prostitutas era más fácil conducirlas con la promesa de pagarles por el servicio. En algunos casos estudiaba a la “presa” durante días aprendiendo sus movimientos y sus horarios hasta que lograba por “casualidad” cruzárseles en el camino y procedía al ataque. En otras ocasiones, atacaba de improviso. Aprendió también la mejor técnica para noquear a las víctimas y evitar las salpicaduras de sangre. Cuando trabajó de carpintero no tuvo problemas para regresar a casa con golpes o pequeñas heridas, pretextando que habían sido accidentes del trabajo.
En 1981 Chikatilo perdió su trabajo como profesor de escuela y consiguió un trabajo de vendedor. El trabajo le requería viajar con mucha frecuencia. Pero no volvió a matar hasta 1982, año en que sumó otros siete crímenes. En 1983 de Junio a Septiembre terminó con la vida de cuatro mujeres entre niñas y adultas, siendo estas últimas vagabundas y prostitutas con las que intentó tener relaciones. Pero ante su impotencia y su descontrolada ira por las burlas de las víctimas entraba en trance asesino apuñalándolas numerosas veces. Cuando los restos eran hallados los huesos mostraban tantas laceraciones en costillas, pelvis y hasta en las cuencas de los ojos que la totalidad podía subir a cuarenta (o más) puñaladas. Los oficiales rusos se referían al sospechoso como una bestia salvaje, como si fuera un monstruo sediento de sangre.
En esa época en que el estado controlaba los medios de producción y los de comunicación, los sucesos acerca de violaciones a menores de edad o asesinatos en serie eran temas prohibidos. Pero esto resultó contraproducente. Pocos padres pudieron advertir a sus hijos e hijas del gran peligro que acechaba en los caminos. Nadie fue advertido para que evitase a los extraños. Es mas, nunca fue debidamente difundida la descripción del sospechoso en los periódicos.
Cuando la cuenta de cuerpos hallados llegó a seis, la policía de Moscú decidió tomar cartas en el asunto y envió al mayor Mikhail Fetisov para encargarse de capturar al asesino. Este ordenó al especialista forense Victor Burakov que comenzara la investigación en los alrededores de Shackty. Lo primero fue investigar a los enfermos mentales y pedófilos conocidos. Luego de que el número de niños varones asesinados comenzó a crecer, se comenzó a investigar a la comunidad gay de la región. Sin embargo, ellos no tenían nada que ver con los crímenes, ni Andrei Chikatilo tenía algo que ver con ellos por lo que a final de cuentas solo fue una pérdida de tiempo. Cuando se abandonó esta línea de investigación se habían interrogado la friolera cifra de ciento cincuenta mil personas.
Así pasaba el tiempo, la policía capturaba sospecho tras sospechoso, generalmente retrasados mentales o gente muy ignorante. Movidos por la falta de resultados, las autoridades creían tener cada vez “al bueno” pero Burakov estaba convencido de que el maniático que buscaban tenía un cierto tipo de personalidad demente cuya manifestación era muy sutil. Ciertamente su presencia no provocaba miedo alguno en las víctimas pues eran pacíficamente conducidas hasta lugares apartados. Las divergencias entre Burakov y los hombres de la fuerza de tarea liderada por Fetisov provocaban constantes fricciones que en nada ayudaban a la captura del asesino. Tuvieron que recurrir a técnicas muy difíciles como ubicar oficiales vestidos de civil en estaciones, trenes y autobuses en los lugares que se creía frecuentaba el asesino.
Apartándose de la rigidez de los protocolos oficiales, el forense Burakov decidió compartir parte de la información del caso con algunos especialistas de Moscú. Los primeros en ser consultados no se interesaron por el caso por la escasez de detalles, sin embargo hubo un especialista que creyó importante echar un vistazo al asunto. Alexander Bukhanovsky aceptó discutir sus reflexiones acerca del desconocido asesino que lo mismo atacaba a víctimas hombres que mujeres. A los pocos días, le entregó un informe de siete folios a Burakov que informaba mas o menos lo siguiente: El asesino era un sujeto de entre veinticinco y cincuenta años, con una estatura alrededor de 1.75 m. Seguramente padecía de alguna disfunción sexual, ya que mutilaba a sus víctimas en parte por frustración y también como excitación erótica. Se dejaba llevar por la compulsión de asesinar, sin embargo no era retrasado mental o esquizofrénico puesto que tenía la capacidad de planear y efectuar sus ataques. Era un hombre solitario y el único involucrado en los crímenes.
En el año 1984 Chikatilo cometió quince asesinatos más. Pero también en ese año fue detenido gracias a un pequeño golpe de suerte que a la postre no funcionó pero por lo menos le sumó a la extensa lista de sospechosos. El mayor Zanasovsky viajando encubierto en un autobús, observó a un hombre viejo actuando de manera sospechosa. Lo había visto hablar con una adolescente y al seguirlo al autobús que subió lo vio sentarse junto a otra chica. Cuando lo interrogó se enteró que se llamaba Andrei Chikatilo, vivía en Shakhty y trabaja como encargado en una compañía de partes industriales. Hablaba con las muchachas debido a que antaño había sido profesor de escuela y extrañaba comunicarse con gente joven. La primera ocasión lo dejó ir, pero se lo volvió a encontrar. Esta vez Chikatilo parecía enfermo y agitado como con tics nerviosos. Lo vio otra vez acercarse a varias muchachitas y lo siguió por la calle. Cuando lo descubrió solicitar sexo oral a una prostituta decidió detenerlo por conducta indecente. Dentro de su maletín fue hallado un frasco de vaselina, un cuchillo de cocina, un trozo de cuerda y una toalla mugrienta, absolutamente nada relativo a su trabajo. El mayor Zanasovsky estaba convencido que había capturado al maniático y le pidió al fiscal que personalmente interrogara al detenido. Desafortunadamente el grupo sanguíneo de Chikatilo era A, y la policía buscaba sospechosos con tipo AB, por tanto carecía de referencias personales negativas, y aparte era miembro del partido comunista. Se decidió mantenerlo tras las rejas unos días más, para ver si confesaba. Ante la presión Chikatilo solo admitió tener ciertas debilidades sexuales, pero hasta ahí llegó la confesión y fue liberado. Pocos días después fue detenido en conexión con algunos delitos menores tras lo cual estuvo tres meses en la cárcel.
Después de salir de prisión, Chikatilo encontró trabajo en Novocherkassk y se mantuvo alejado de problemas hasta que mató a un par de mujeres durante Agosto de 1985. No se le conocen crímenes durante 1986 y no fue hasta mediados de 1987 que asesinó a un niño cerca de Revda durante un viaje de trabajo. En Julio y en Septiembre de ese mismo año también asesinó a un numero indeterminado de personas. Después de eso la calma volvió a Chikatilo hasta que retomó su racha criminal en 1988 asesinando a otrs nueve. En 1990 vuelve a las andadas otra vez quitando la vida de siete niños y dos mujeres entre Enero y Noviembre.
Uno de los últimos cadáveres, obra evidente del asesino fue hallado cerca de la estación de Leskhoz. Entonces la vigilancia en torno del lugar fue considerablemente reforzada. El día 6 de Noviembre, Chikatilo había asesinado a Sveta Korostik. Ese día fue detenido en la estación al regresar del bosque con algunas manchas de sangre en la cara y las ropas. Fue dejado en libertad pero cuando fue encontrado el cuerpo de Korostik, el nombre de Chikatilo saltó inmediatamente en las mentes de la policía y luego de ser visto de nuevo merodear el lugar fue finalmente detenido.
Días antes de tomar la decisión, Burakov puso bajo la lupa al sospechoso número uno, Andrei Chikatilo. Entonces se enteró que éste había sido separado de su cargo como maestro dadas las constantes quejas de abuso contra los alumnos. En otro de sus empleos había sido despedido por su falta de compromiso laboral no volver con los suministros que le eran encomenddos. Para tales tareas era preciso viajar y moverse a muchos sitios. ¿Cómo y en que perdía el tiempo el señor Chikatilo? Revisando sus viajes, estos correspondían al patrón de cadáveres que iba dejando a su paso. La temporada que estuvo en prisión misteriosamente dejaron de aparecer muertos. A pesar de las coincidencias, aún se trataba de evidencia circunstancial.
Una vez apresado, se colocó un preso de confianza en su celda quien supuestamente sería capaz de sacarle información, pero la maniobra fracasó. Se efectuó un registro domiciliario, acto que sorprendió a la familia de Chikatilo, y ahí no se pudo hallar casi nada a excepción de numerosos cuchillos, cosa totalmente normal en una cocina. De acuerdo a los procedimientos jurídicos en vigor la policía contaba con diez días para obtener una confesión del sospechoso. El inspector Kostoyev, hombre enérgico y determinado pidió efectuar el interrogatorio. Su historial registraba cientos de interrogatorios exitosos contra unos cuantos fallidos. Se suponía que entraría en la mente de Chikatilo, entendiendo su lógica interna hasta hacerlo caer. Al principio el acusado declaró que la policía cometía un error hacia su persona, igual que lo habían hecho en 1984. Negó haber estado en la estación de tren el 6 de Noviembre como la autoridad afirmaba. Luego cogió lápiz y papel y escribió una declaración plagada de datos y referencias vagas acerca de sus “debilidades e indulgencias sexuales…” Admitía estar fuera de control, sin aclarar por qué. En resumen, la declaración era una suerte de confesión sin serlo realmente. A pesar de que Kostoyev confrontaba a Chikatilo con el hecho de que sabían que mentía y de que las pruebas acumuladas lo incriminaban, éste no daba su brazo a torcer. Pasaban los días y el procurador no podía cantar victoria.
Chikatilo solicitó unos días para meditar, ante lo cual todos pensaron que finalmente confesaría, pero llegado el plazo no fue así. Cada vez que se le presentaba información de sus crímenes decía que en ese tiempo lo había pasado en casa con su esposa. El informador ubicado en la celda de Chikatilo comentó que las técnicas de interrogación aplicadas únicamente lograban poner a la defensiva al sospechoso. Finalmente Kostoyev se dió por vencido al no conseguir doblegar la voluntad de Chikatilo. Antes de que se cumpliera el plazo de los diez días tras los cuales debía acusarse al sospechoso, entre Kostoyev y Burakov tomaron la sabia decisión de llamar al doctor Bukhanovsky, para ver si podía hacer el lo que ellos no habían logrado.
El doctor se presentó a Chikatilo con cortesía y le habló del estudio que sobre el tenía escrito. Durante poco más de dos horas charlaron acerca de los crímenes y su naturaleza. Para Chikatilo estaba claro que nadie como el doctor Bukhanosvky entendía su personalidad y sus problemas tan a fondo. Por primera vez alguien lo escuchaba y le mostraba algo de simpatía. Gracias a la intervención del psicólogo moscovita, Chikatilo terminó por confesar sus crímenes y abrió su oscuro mundo interior a la policía. Recordaba detalles de cada uno de sus ataques corroborando su culpabilidad. Condujo a los detectives a sitios apartados donde yacían restos o cadáveres enterrados. De hecho, se realizaron simulacros de los hechos con muñecos, y Andrei colaboraba entusiasmado. La cuenta final de víctimas quedó en cincuenta y tres confirmados: treinta y una mujeres y veintidós hombres.
El 14 de Abril de 1992 Chikatilo fue llevado a la corte de Rostov. Pasó el juicio dentro de una jaula pintada de blanco, lugar donde podía permanecer parado o sentado estando la mayoría del tiempo aburrido o peleando contra el público asistente. Cuando la prensa anuncio el juicio contra el “Maniático” la sala se llenó con los familiares de las víctimas quienes en un principio le gritaban al acusado una lluvia de improperios. Hubo una ocasión en que Chikatilo se desnudó para mostrar su pene al público, mientras gritó iracundo:

-¿¿Qué pretendían que hiciera con esto??

 Entonces, obviamente, fue expulsado de la sala y continuaron sin él . El aspecto de Chikatilo sin duda era intimidante. Cuando apareció rapado y sin gafas parecía todo un loco, especialmente cuando babeaba y ponía los ojos en blanco.
De que Chikatilo era culpable ya no había vuelta de hoja, para la defensa el objetivo era demostrar que los problemas mentales del acusado podrían cambiar la naturaleza de la sentencia. Sin embargo sus abogados no tenían permitido hacer nuevas pruebas a Chikatilo y con sus propios doctores. Lo único que podían hacer era examinar y cruzar información de las pruebas hechas ya por la gente de la corte y la policía. Como se podrá apreciar, la tarea de defender a Chikatilo era imposible. El mismo juez Leonid Akubzhanov era a la postre otro mas de sus enemigos en su juicio, quien constantemente lanzaba reproches y regaños al acusado, sin que este contestara nada. A pesar de la conducta aberrante del acusado, de confesar y de pronto negar algunos de los crímenes, no fue difícil para los fiscales determinar que Chikatilo estaba sano y competente. A pesar de sus notorias desviaciones, había demostrado un alto grado de control y premeditación cuando asesinaba personas.
Al juez le llevó dos meses llegar al veredicto y declaró culpable a Andrei Romanovich Chikatilo de cincuenta y dos cargos de asesinato y cinco más de violación dado lo cual, merecía la pena de muerte. La reacción del condenado fue la de gritar, violentarse y hasta escupir. El 15 de Febrero de 1994 al ser rechazada una apelación, fue conducido a un cuarto cerrado donde fue ejecutado con un balazo detrás del oído derecho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s